La “Chani”, la agente “rebelde” de la Dina

Chani
Rivas fue secretaria personal de Manuel Contreras, previo a convertirse en agente de la Dina en 1976.

Luego de 2.871 días prófuga de la justicia chilena, la exsecretaria personal de Manuel Contreras deberá enfrentar la orden de extradición que pesa en su contra por tres casos de derechos humanos de 1976.


La Brigada Lautaro fue creada a mediados de 1974 para dar protección al entonces jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), Manuel “Mamo” Contreras. El objetivo de este grupo varió a los pocos meses y del pequeño núcleo de efectivos de la Armada encargados en prestar seguridad al máximo líder del organismo represivo y su familia, se convirtió en uno de los principales grupos encargados de la persecución de miembros de la cúpula del Partido Comunista (PC).

A la cabeza de esta unidad se encontraba el capitán castrense Juan Morales Salgado. En 1975 se incorporarían al equipo funcionarios de las restantes Fuerzas Armadas, así como un contingente de civiles que incluía hombres y mujeres.

En ese momento, según relató Morales en su testimonio ante la PDI, se sumaría como agente Adriana Elcira Rivas González (66), también conocida como la “Chani”. Hasta esa fecha, era la secretaria personal de Contreras.

La historia de esta mujer registró un nuevo capítulo, a 12.700 kilómetros de Chile, luego que la policía australiana cumpliera con la orden de captura internacional, emitida a partir de la solicitud de extradición de la Corte Suprema chilena. Rivas se encuentra procesada y en calidad de rebelde por el delito de secuestro calificado en calidad de coautora, en los casos Conferencia 1 y 2 y el episodio Reinalda Pereira, relacionados al secuestro y posterior desaparición en 1976 de los dirigentes comunistas Víctor Díaz López, Fernando Navarro Allendes, Lincoyán Berríos Cataldo, Horacio Cepeda Marinkovic, Juan Ortiz Letelier, Héctor Véliz y Reinalda Pereira Plaza.

Por Conferencia 1, la mujer arriesga desde 5 años y un día a 20 años de cárcel, mientras por Conferencia 2 desde 10 años y un día a presidio perpetuo simple.

“(Rivas) tuvo participación en el encierro y privación de libertad de las víctimas, toda vez que cumplió funciones de guardia y de otros tipos operativas”, señala el requerimiento que la justicia chilena realizó a su par australiana.

Cuartel Simón Bolívar

Una vez consolidado como órgano de inteligencia, la Brigada Lautaro se instaló en la calle Simón Bolívar 8630, en la comuna de La Reina. Un terreno de 5 mil metros cuadrados, con una piscina en el centro rodeada de un gimnasio, una casa principal que alojaba las oficinas y una vivienda más pequeña donde vivían tres agentes. A ello se sumaba el calabozo, un espacio de dos por tres metros, donde permanecían y eran torturados los detenidos, según acreditó la causa realizada por el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Velásquez Plaza.

En la declaración entregada por la “Chani” a la policía, descartó haber sido una agente operativa de Lautaro y dijo que cumplía funciones como secretaria administrativa. Sin embargo, en la investigación se encuentran múltiples testimonios de exagentes y colaboradores que la vinculan como miembro activo del grupo.

Uno de ellos fue Jorgelindo del Carmen Vergara Bravo, auxiliar del cuartel Simón Bolívar, quien también fue conocido públicamente como “el Mocito”, luego de que un documental homónimo dirigido por Marcela Said relatara sus vivencias de la época.

“Adriana era agente del cuartel y era operativa, era buena para la talla”, señaló Vergara Bravo en su declaración judicial, en la que también advirtió que en el recinto “las mujeres pasaban por secretarias, pero todas eran agentes operativas”.

El “mozo” de la Dina señaló que Rivas, quien poseía el título de secretariado ejecutivo bilingüe, realizó funciones como guardia y otras de índole operativa.

Juan Morales Salgado la vinculó a la detención de Víctor Díaz, exsubsecretario del PC: “En este primer interrogatorio recuerdo que estaban presentes (…) Adriana Rivas. Se le interrogaba referente a la orgánica del PC”.

Extradición

La “Chani” se mudó a Australia en 1979. Durante una visita al país en 2005, fue detenida por la PDI y procesada por la justicia. No obstante, el 11 de abril de 2011 la mujer vulneró la libertad condicional que se le otorgó y retornó a Oceanía, donde permaneció en calidad de rebelde. Siete años, 10 meses y ocho días tardó su captura.

Este miércoles se concretaría en suelo australiano la audiencia de detención, donde Rivas podría solicitar la libertad condicional. A partir de allí, se inicia la revisión del proceso de extradición hacia Chile.

Según informó Interpol Australia a su par chileno en noviembre de 2015, la mujer vivía en el estado de Nueva Gales del Sur.

“Nuestra embajada en Australia está siguiendo de cerca la detención de Adriana Rivas, requerida por tribunales chilenos por causas de derechos humanos. Como Ministerio de Relaciones Exteriores apoyaremos siempre las decisiones de la justicia chilena, sobre todo si apuntan a asuntos de derechos humanos”, declaró vía Twitter el canciller Roberto Ampuero.

Chile mantiene con Australia un acuerdo de extradición firmado el 6 de octubre de 1993, en el denominado Tratado de Camberra.

#Tags


Seguir leyendo