Educación, pensiones, salud y casa propia: el país que sueñan los chilenos

Tras el histórico plebiscito constitucional de octubre, viene la elección de constituyentes, programada para abril. Foto: AFP

Encuesta de la U. Alberto Hurtado muestra las expectativas frente a la Constitución y revela que el 80% de las personas es optimista frente al futuro del país.




El proceso constituyente que se inició abrió la puerta para que los chilenos imaginen cómo sería su país ideal. ¿Qué derechos se deben garantizar? ¿Y qué falta para alcanzar la anhelada dignidad? Esas son las preguntas que buscó responder la encuesta “Chile Dice 2020”, aplicada por la Universidad Alberto Hurtado, respecto de las expectativas ante la nueva Constitución.

Según el sondeo, hecho a 1.030 personas, el 47,7% considera que el acceso a la salud de calidad, a la educación pública y a pensiones dignas debería liderar el listado de temas de la nueva Constitución, demandas presentes en las protestas del último año.

Los consultados también consideran importante nacionalizar los recursos naturales, la seguridad ciudadana, el cuidado de la niñez y la adolescencia, la igualdad entre hombres y mujeres, el derecho al trabajo y la protección del medioambiente.

Pero, por lejos, el principal sueño de los chilenos es el de la casa propia (44,1%), junto al acceso a la educación superior (26,3%), a buenos puestos laborales (21,7%) y buenos salarios (16,9%). ¿Cuáles son las dificultades para eso? No tener dinero (41,9%), ni trabajo (22,8%), ni buenos sueldos (12%).

María Paz Trebilcock, directora del Departamento de Sociología de la UAH y coordinadora de la encuesta, explica que la demanda por una vivienda propia ha aparecido en mediciones anteriores, pero ahora “se constata la visión de la desigualdad que existe en Chile como algo negativo, se pone el énfasis en un Estado que dé garantías a las personas en los accesos universales, y se demanda que esos accesos tienen que ser dignos”.

Vemos que la desigualdad sigue perpetuándose y mientras no logremos buscar nuevas formas de hacernos cargos, van a seguir apareciendo los mismos temas. No hemos hecho un arreglo real a las pensiones, a la salud y a la educación, y no podemos esperar que la gente cambie de foco si las demandas no han estado satisfechas

María Paz Trebilcock, directora del Departamento de Sociología de la UAH

Todos estos serán temas que los 155 próximos constituyentes, que serán elegidos en abril, deberán resolver. Uno de los precandidatos es Gabriel Gurovich, empresario independiente, quien cree que la nueva Carta Magna debe normar las brechas máximas salariales que existen en las empresas y en las instituciones: “Sería moderno y súper positivo que se establezca una brecha máxima para que se promueva que nadie quede atrás en su sueldo (…). La Constitución no es el cuerpo legal para fijar salarios mínimos, pero algunos países nórdicos establecen que no puede haber, por ejemplo, más de 20 veces de diferencia entre el sueldo más bajo y el más alto, en una empresa o institución”.

La exministra Pauline Kantor, precandidata constituyente por Evópoli, dice que “se abre una posibilidad a generar un nuevo Estado, donde las personas estén al centro y las instituciones entreguen buena salud, educación y pensiones. Eso es distinto a demandar más al Estado, sino que es concebir su funcionamiento de forma más eficiente, menos burocrático y al servicio de la calidad”.

Optimismo del futuro

La encuesta consultó sobre las expectativas del Chile del futuro: el 80,1% de la gente cree que el país será mejor de lo que es hoy en 10 años más, cifra significativamente más alta que la que arrojó esta misma medición en 2017, cuando solo el 28% de los encuestados era optimista respecto del futuro.

Por el contrario, ahora el 13,9% cree que en 10 años más el país estará peor, frente al 57% que pensaba lo mismo hace tres años.

La medición muestra también que el 74,7% participaría en manifestaciones contra autoridades y que el 71,9% teme ser maltratado por efectivos policiales sin razón aparente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.