La "Tía Rica" cumple 100 años: Conoce la historia del tradicional servicio que otorga créditos populares

"La Tía Rica"

Foto: La Tercera

El origen de la Dirección de Crédito Prendario se remonta al siglo XX, época en que nació la popular "Tía Rica", apodo de las casas de empeño para no nombrar la necesidad de usar este tipo de servicios.


La Dirección General del Crédito Prendario o mejor conocida como La "Tía Rica" —lugar donde se empeñan objetos a cambio de dinero al instante— cumple este viernes cien años funcionando como casa de empeño: fue fundada el 14 de febrero de 1920.

En medio de la actividad salitrera y el comienzo del avance del capitalismo en el país, el Chile de principios del siglo XX tenía sus riquezas concentradas en grupos acomodados. Mientras tanto, los sectores obreros iban creciendo más y más, y con ello también la brecha y las necesidades económicas.

Ante esta desigualdad, con poblaciones de escasos recursos y salarios que no les permitían costear sus gastos, surgieron como respuesta los primeros "servicios" informales de préstamo de dinero a cambio de la entrega de una prenda (objetos o joyas) y con muy bajos intereses. 

Foto: Agencia uno

Ante la falta de regulación de estos prestamistas informales, una moción parlamentaria con fecha 14 de febrero de 1920 creó la que se llamó "Caja de Crédito Popular", entidad que institucionalizó el crédito prendario y que amplió sus funciones a hipotecas y ahorro.

¿Por qué se apoda "Tía Rica"?

La "Caja de Crédito Popular" se fue ampliando con la creación de sucursales a lo largo del país. Su público también fue creciendo y cada vez fueron más los usuarios que empeñaban sus objetos.

Sin embargo, la petición de créditos prendarios acarreó inicialmente en los usuarios una suerte de vergüenza o desprestigio social ante la necesidad de solicitar dinero entregando sus objetos más valiosos. Y precisamente, para soslayar este desprecio, quienes hacían uso de la "Caja de Crédito Popular" respondían a sus cercanos que la procedencia del dinero conseguido fue gracias al aporte de una "tía rica" de la familia. De tal modo, ocultaban que este se obtuvo como fruto del empeño de un bien preciado.

Fue así como esta excusa poco a poco se fue masificando, al punto de convertirse en sinónimo. Así, la "Caja de Crédito Popular" comenzó a apodarse como "Tía Rica".

En los años 50', producto de los conflictos económicos y sociales, la función de "ahorro" fue cancelada y asumida por el Banco Estado, y el nombre formal fue cambiado a la actual "Dirección General del Crédito Prendario".

La "Tía Rica" en el 2020

Un siglo después de su creación oficial, la "Tía Rica" sigue otorgando préstamos a cambio de una prenda. Además, efectúa remates de los objetos no recuperados, y también realiza hipotecas de objetos como maquinarias. Funciona como una institución del Estado, de carácter autónoma, dependiente del Ministerio del Trabajo.

Para acceder al crédito prendario, se debe tener al menos 18 años, cédula de identidad y un objeto a empeñar. El crédito es entregado de inmediato tras una tasación del artículo, que puede ser pagado en un máximo de seis meses y seis cuotas.

[caption id="attachment_1008496" align="alignnone" width="900"]

Foto: Agencia Uno[/caption]

La última cuenta pública participativa de Dicrep (2018) indicó que durante aquel año se pidieron $38.053.202.830 en crédito mediante 998.623 solicitudes. De este total, un 76,7% son préstamos solicitados por mujeres.

Los remates del 2018 se destacaron productos como vehículos de alta gama, autos presidenciales, anillos, maletas abandonadas en el aeropuerto, cámaras fotográficas, computadores y aparatos musicales.

Y acorde con los tiempos, la "Tía Rica" cuenta con una aplicación para smartphones, a través de la cual se publican fechas de remates y los objetos a subastar.

Fernando Arab, Subsecretario del Trabajo, señaló: "Esperamos, al igual que en estos cien años, seguir siendo un servicio que ayude a la ciudadanía, en la que les entreguemos importantes beneficios a quienes más lo necesiten. Por eso, más que los años ya pasados, el desafío está en los próximos 100 años, de manera de seguir posicionando a la Tía Rica como un Servicio cercano, confiable y con sentido social".

[gallery size="full" ids="1009790,1009796,1009797,1009792,1009795,1009789"]

Comenta