Fallece primer médico chileno contagiado de coronavirus

El gastroenterólogo René Sánchez, del Hospital Sótero del Río, atendió a sus pacientes hasta que comenzó a sentir los síntomas de la enfermedad.




Cuando la pandemia ya comenzaba a expandirse por el país, el médico de la Universidad Católica René Sánchez Bascuñán (1953-2020) sentó a su familia y les explicó que, a pesar de calificar como población de riesgo por su edad (66), iba a seguir atendiendo en el Hospital Sótero del Río. Él sabía que para sus pacientes perder una cita que había sido agendada hace meses no era opción. “Nos dijo que ‘la gente se sigue enfermando, en el Sótero me piden horas con meses de anticipación, y si puedo atenderlos, por qué no lo voy a hacer’”, recuerda Paula, su hija mayor.

Sánchez falleció este martes, a las 15 horas, por un paro cardiorrespiratorio -provocado por el Covid-19- en la Clínica UC San Carlos de Apoquindo, tras permanecer un mes hospitalizado y tres semanas con ventilación.

El gastroenterólogo es el primer médico en el país que muere a causa del virus. Y si bien es imposible trazar su contagio, sus cercanos sospechan que adquirió el virus en el hospital, mientras cumplía sus labores.

“Fue el primer contagio de nuestra familia, y de ahí prácticamente todos estuvieron hospitalizados: mi hermana, mi hermano y mi mamá, todos con neumonía. Ahora ellos están bien”, comenta su hija.

Paula cuenta que se despidieron de su padre a través de un vidrio, y con las medidas de seguridad que implica el ingreso a la unidad intensiva, donde fue atendido por médicos que fueron alumnos suyos en la UC.

Tras informar el deceso, el director del Sótero del Río, Gonzalo Menchaca, recordó que Sánchez “trabajó hasta el último día y estuvo un mes luchando por superar esta enfermedad (…). Su familia, este hospital y este país perdieron un gran hombre, que trabajó silencioso, sin ambición más que cuidar a los enfermos”.

El subsecretario Arturo Zúñiga lamentó la partida del médico e Izkia Siches realizó un llamado a homenajear al facultativo y a todo el personal de salud en los aplausos que se sintieron a las 21 horas.

Sánchez contrajo el virus a fines de abril, y a una de las primeras personas que se lo contó fue a la doctora Blanca Norero, su compañera en gastroenterología. “Vivimos cerca, y él me llamó contando que su examen PCR había salido positivo. Me pidió si podía llevar su licencia al hospital, me la dejó su hija y yo la llevé a personal. Él nunca sospechó que su cuadro iba a agravarse tanto”, relata Norero, quien recuerda que al inicio de la pandemia cubrieron un par de turnos por la contingencia y “él estuvo en primera línea trabajando”. .

Comenta