Independencia y La Pintana lideran niveles de hacinamiento en Chile

El Censo realizó una radiografía de las viviendas en el país.

Informe del Ministerio de Vivienda -realizado con datos del último Censo- también muestra un creciente mercado de departamentos y altas densidades.


Varios nudos críticos en el sector vivienda revela la última liberación de cifras del Censo 2017, publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas. Calidad de las propiedades, crecimiento de los inmuebles en altura y niveles de hacinamiento son algunos puntos detectados a partir de los cuales el gobierno obtiene una radiografía del país.

A partir de estos “microdatos” que arrojó la encuesta nacional, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo elaboró un informe que muestra el detalle de la realidad en 6.486.533 hogares.

El reporte indica que el 7% de esos inmuebles posee niveles de hacinamiento, lo que equivale a 454.057 unidades, donde hay más de 2,5 personas por dormitorio. La Pintana, Independencia y Recoleta tienen la más alta cantidad de viviendas en esta condición, con el 14% del total, lo que genera mala calidad de vida. Por el contrario, la comuna con menor hacinamiento es Vitacura, con un 1%.

El ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg, sostiene que hay varias estrategias para enfrentar los resultados, como planes de urbano-habitacionales que incluyen viviendas y equipamiento en terrenos de cinco hectáreas, con buenos espacios públicos asociados. “A esto se suma la entrega del subsidio de arriendo para atacar el problema de los allegados, y un programa especial que anunciaremos para la zona norte del país, donde hay gran déficit de viviendas”, dijo.

Al respecto, el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, explicó que esto se debe a que la comuna posee un tercio de la población migrante que están en estas condiciones.
“Hay casonas o cités donde viven estas personas porque no tienen recursos para pagar”, señaló. Entre las soluciones que se han entregado en el municipio, indicó, está un fondo para la renta a las familias con hijos.

El análisis de la cartera también revela que las políticas públicas de los últimos años han ayudado a mejorar el estándar de las propiedades de los chilenos. Esto se ve en que el 83,1% de las casas y departamentos son de calidad aceptable o sólida. Además, el crecimiento económico del país desde la década de los 90 abrió la oferta inmobiliaria de departamentos, los que en 2002 eran 467 mil a nivel nacional y hoy llegan a 1,1 millones.

El tamaño promedio del hogar: 3,1 personas

El análisis dice que el tamaño promedio de los hogares llega a 3,1 personas para las capitales regionales. Los más números se concentran en Santiago, en comunas como Lo Barnechea (3,8 personas), Lo Espejo (3,6) y La Pintana (3,6). Los hogares más pequeños se encuentran en las comunas de Santiago y Providencia, con 2,2 personas por inmueble.
Sergio González, antropólogo y académico de la U. de Santiago, explica que las zonas de altos ingresos y, en el polo opuesto, las de menores recursos, comparten el concepto de núcleo extendido. “Los sectores acomodados tienen una visión tradicional de la familia, lo que explica la decisión de tener más hijos”, dijo. En la otra cara están las zonas más pobres, donde -dice- hay más nacimientos de niños, muchas veces porque no existen un concepto de control de la natalidad por falta de información.

Fuerte aumento de construcción de departamentos

El detalle del análisis muestra que el país presenta un aumento en el porcentaje de departamentos, los que alcanzan un 17,5% del total de las propiedades del país, mientras que en el censo realizado en 2002 correspondían al 12% del total de hogares.

En tanto, las casas siguen siendo la mayor parte de las viviendas existentes en el territorio y llegan al 79% del total a nivel nacional. Hace 15 años, era un 82%.

A nivel de comunas, los números absolutos muestran que Santiago se ha convertido en la zona con más departamentos, con 154.396 unidades. Al respecto, el ministro dijo que “estamos a favor de la densificación en altura, siempre y cuando sea equilibrada” con los barrios. En tanto, Puente Alto tiene la más alta concentración de casas, con 153.215 hogares de este tipo.

Un país más denso en las capitales regionales

El reporte del Minvu indica que la densidad habitacional alcanza las 22 viviendas por hectárea en las grandes urbes. Las ciudades con mayor densidad de viviendas corresponden a Santiago, Iquique-Alto Hospicio y Antofagasta. Y la densidad más baja la muestran Punta Arenas, Concepción y Copiapó.

Sobre este punto, el ministro Cristián Monckeberg dijo que la cartera inició una estrategia de búsqueda para adquirir suelo y mejorar los terrenos que pertenecen al Serviu “en coordinación con municipios y parlamentarios para ofrecer nuevos y mejores espacios, bien localizados y conectados a la ciudad”. Añadió que el objetivo es “recuperar la ciudad”, y para eso es fundamental no trasladar a las familias a la periferia, sino que “ofrecerles soluciones habitacionales que estén en lugares centrales”.

129 mil viviendas con piso de tierra y cartones

El censo dice que el 2% de las viviendas son “irrecuperables” (129.731), pues fueron construidas con latones, cartones, y muchas poseen piso de tierra. Esta situación se concentra en Los Lagos, Los Ríos y Magallanes. El ministro Monckeberg dice que ha habido una sostenida mejora en el estándar de las propiedades en el tiempo: “estamos desarrollando proyectos habitacionales participativos que en su mayoría sobrepasan los 50 metros cuadrados, equipamiento urbano y áreas verdes”.

Roberto Moris, académico del Instituto de Estudios Urbanos UC, añade que el “déficit cualitativo sigue siendo grave”. Añade que, además de los subsidios que se dan, como el de “protección del patrimonio familiar” o de “recuperación de barrios”, se deben crear nuevos instrumentos para superar estas brechas.

Seguir leyendo