Ley que rebaja velocidad máxima en zonas urbanas tendrá vigencia inmediata

Imagen-Tematica-Velocidad263

Foto: Richard Ulloa

Cámara aprobó la reducción de 60 a 50 kilómetros por hora. Alcaldes dicen que no hay recursos para cambiar señalética.




Cuando se aprobó el aumento de la velocidad máxima a 60 kilómetros por hora en las ciudades del país, en 2002, los fallecidos en accidentes de tránsito aumentaron, de manera alarmante, en 25% dentro de áreas urbanas, y un 29% dentro de la totalidad de los siniestros viales. Los mediáticos casos de víctimas de colisiones llevaron, de hecho, a que se reanudara la discusión sobre una disminución de los límites en las zonas urbanas, ley que, finalmente, fue aprobada este miércoles por la Cámara de Diputados, por 114 votos a favor y ocho en contra.

El Ministerio de Transportes informó que esta ley tendrá vigencia inmediata luego de su publicación en el Diario Oficial, lo que ocurriría en los próximos días. Es decir, no requerirá la espera de ningún reglamento ni cambio de soportes.

Gloria Hutt, ministra del ramo, explicó que con la reducción de 10 kilómetros se duplica la probabilidad de supervivencia del peatón cuando es impactado por un vehículo. "La ley estará en plena vigencia este año y, por ello, se necesitará una mayor fiscalización", indicó.

Para ello, Hutt sostuvo que se debería crear el Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones, que monitoreará este límite. Además, Carabineros será el encargado de controlar estas conductas, incluidas en la Ley de Tránsito.

La multa por infringir esta nueva norma será similar a la actual: puede alcanzar los $ 143 mil, además de la suspensión de la licencia de conducir hasta por 45 días, a criterio del juez de policía local.

La cartera de Transportes también precisó que la norma no regirá en vías interurbanas o autopistas diseñadas para circular rápido.

Sin recursos

Los alcaldes, sin embargo, dicen que esta legislación no viene aparejada de recursos para señalética informativa en las calles.

El alcalde de Estación Central y presidente de la Comisión de Transportes de la Asociación de Municipalidades de Chile, Rodrigo Delgado, advierte que no hay recursos para nuevos letreros que visibilicen este límite en las zonas urbanas: "Es lamentable que cuando se legisla no se consulte la opinión a los municipios. Se deberá gastar entre cinco y 10 millones de pesos para cambiar letreros y las comunas no tienen un peso para este fin", añade. Da como ejemplo que un letrero vial tiene un costo de $ 50 mil y que, en su caso, un cambio de la totalidad de los letreros de la comuna llegaría a $ 15 millones. También añadió que debería haber disponibles fondos concursables para este fin, pero que la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito no tiene un presupuesto mayor.

Alberto Escobar, gerente de Estudios de Automóvil Club de Chile, agregó que esta disminución de la velocidad "no traerá consigo más tacos. Si una persona anda lento y ordenado, el flujo es mejor". Afirmó que si los vehículos circulan a alta velocidad, bloquean los cruces o se meten a las pistas de otros, lo que hace que el tránsito se haga más lento.

También dijo que en un breve plazo se sumará este contenido a los libros del tránsito para educar a los alumnos en práctica.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.