Los cinco extranjeros que retaron el cierre de fronteras

Dos ciudadanos venezolanos, dos colombianos y un boliviano fueron detenidos entre el 18 de marzo y el 15 de abril en territorio limítrofe con Perú y Bolivia. El acceso al país fue cerrado por la emergencia del Covid-19.




“Hemos decidido cerrar todas las fronteras terrestres, marítimas y aéreas de nuestro país para el tránsito de personas extranjeras”. De esta manera, el 16 de marzo, el Presidente Sebastián Piñera anunciaba que Chile entraba en Fase 4 para enfrentar el coronavirus, dado que los contagiados ya superaban los 100 y el panorama asomaba preocupante.

La medida se concretó el 18 de marzo, cuando el Mandatario decretó el estado de excepción, y desde entonces nadie puede entrar a territorio chileno, a menos que tenga residencia en nuestro país. Esto, por cierto, dentro del marco de la legalidad.

En el tiempo que ha estado vigente este cierre, y según las estadísticas de la Subsecretaría de Interior, cinco personas han intentado ingresar a territorio nacional por la llamada “zona roja” del norte, como se denominan los pasos ilegales en las fronteras chilenas con Perú y Bolivia.

El primero que contravino esa disposición fue un ciudadano venezolano, quien fue detenido ingresando en las cercanías del Hito 9, en el límite fronterizo con Perú, el 23 de marzo. Ese mismo día, la cifra de contagiados ya iba en más de 700.

Además de este caso, los policías han detenido a dos colombianos, un boliviano y una mujer venezolana. Todos intentaron desafiar el cierre de fronteras. Según el análisis policial realizado en base a estas aprehensiones, ninguno portaba droga. Se trataba, en realidad, de inmigrantes que intentaban entrar a Chile. El último caso data del 15 de abril, en el Hito 6, en la frontera con Perú.

Desde el gobierno explican que no son casos de mayor gravedad y destacan la labor preventiva para evitar el ingreso ilegal en las zonas limítrofes.

JF-Galli_WEB

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, sostuvo que “se ha detectado una muy significativa disminución en las denuncias y autodenuncias por ingreso clandestino entre el año 2019 y el año 2020, lo que da cuenta del trabajo conjunto que han realizado Carabineros y la PDI en la frontera de nuestro país, pero también de las estrategias y el trabajo operativo de las policías con las Fuerzas Armadas en esta zona, tomando en consideración, además, el cierre de fronteras que ha significado la pandemia del coronavirus y el reforzamiento en terreno de nuestras fuerzas policiales y militares para dar cumplimento a las disposiciones”.

Actualmente, son más de 1.300 los efectivos -entre Carabineros, PDI, y FF.AA.- que están desplegados en el norte para resguardar la frontera y evitar el paso ilegal de inmigrantes, situación que también es criticada por una parte de los expertos

Luis Thayer, expresidente del Consejo Consultivo Nacional de Migraciones y académico de la Universidad Católica Silva Henríquez, explicó que “se están aplicando estas medidas sanitarias sin considerar criterios que atiendan la situación personal o familiar de las personas. Es correcto tener cordones de salud y cuidar las fronteras interregionales e internacionales, pero con criterio. Por ejemplo, si hay una persona que tiene a la familia acá o afuera, lo normal es que pasen el control sanitario y puedan acceder al otro lado de la frontera, si es que no están en situación de contagio. Es mejor eso a tener un ingreso clandestino”.

Antes del cierre

Los pasos no habilitados en el norte del país son un problema constante para el tratamiento de la situación migratoria. Hasta antes del cierre de la frontera, solo en febrero hubo 46 detenidos en estos pasos. El límite con Bolivia fue el lugar donde más casos se presentaron.

En total, previo al estado de excepción decretado por el Presidente Piñera, entre enero y el 18 de marzo, hubo 83 personas detenidas intentando ingresar por pasos ilegales.

La cifra, sin embargo, no es mirada con tanta preocupación por el gobierno, dado que, por ejemplo, solo en el mes de agosto del 2019 hubo 90 personas arrestadas en la frontera con Perú.

El segundo semestre del año pasado, entre julio y diciembre, en tanto, se registraron 344 personas detenidas en pasos ilegales.

Por ahora, los controles de la policía y las FF.AA. en las fronteras terrestres seguirán intensificándose para evitar el ingreso ilegal al país, según explicaron las autoridades, al menos mientras dure el estado de catástrofe y la propagación del Covid-19.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.