Mensaje de "perdón" por "escándalos", menciones a cambio climático, proyecto de 40 horas y conflicto en La Araucanía marcan Te Deum Evangélico

A_UNO_1110296

"Los cristianos en esencia somos ecológicos porque suponemos que debemos cuidar la creación", sostuvieron durante la ceremonia aludiendo a la sequía que afecta al país. Además calificaron al pueblo mapuche como "hermanos" e hicieron un llamado de paz llamado de paz y diálogo "para que terminen las odiosidades y la violencia".




Este domingo, se celebró una nueva versión del Te Deum Evangélico, ceremonia que contó con la presencia del Presidente Sebastián Piñera y que se realizó por primera vez en el Centro Cristiano Internacional de San Joaquín, luego de una serie de conflictos y divisiones al interior de las distintas comunidades cristianas.

El evento religioso estuvo marcado por la petición de perdón "con pudor, vergüenza y espíritu de arrepentimiento" que realizaron las Iglesias Evangélicas en el marco "de los escándalos ocurridos en distintas vertientes del cristianismo".

"Pedimos también que perdonen nuestros pleitos, desavenencias y divisiones que desacreditan el evangelio (...) pedimos perdón a la sociedad chilena por las acciones de palabra, hecho u omisión", agregaron los líderes religiosos durante la intervención.

Durante el Te Deum, las iglesias evangélicas además abordaron el suicidio, como una de las problemáticas que atormenta a los jóvenes, y los problemas que enfrenta el país producto de la sequía y la escasez hídrica y agregaron que "el calentamiento global es una realidad".

"Los cristianos en esencia somos ecológicos porque suponemos que debemos cuidar la creación", expresaron.

Además sostuvieron que "el calentamiento global es una realidad, la erosión de los literales costeros nos hablan de ello, de las hidroeléctricas en el sur y las termoeléctrica en el norte son agentes contaminantes".

Respecto al proyecto que busca reducir la jornada laboral a 40 horas semanales -promovido por las diputadas comunistas Camilla Vallejo y Carol Kariola- los representantes de las iglesias evangélicas sostuvieron que "no negamos que la iniciativa es movida por buenos sentimientos, pero pienso que pasa mas por un tema valórico y de principios, donde los trabajadores se comprometan a tener un actitud honesta".

El conflicto en La Araucanía fue otro de los temas abordado durante el Te Deum. En este sentido, los líderes religiosos plantearon que "les preocupa" la situación en la región y realizaron un "llamado de paz y diálogo para que terminen las odiosidades y la violencia. Los mapuches, como otros pueblos originarios, son nuestro hermanos. Debemos dejar de lado nuestra indiferencia y construir una nueva etapa en las relaciones", expresaron.

Comenta