Metro analiza modelos de puertas “anticaídas” para las líneas antiguas

Actualmente, solo las líneas 3 y 6 cuentan con estas separaciones de seguridad en sus estaciones.

Solo el lunes ocurrieron tres casos de personas que se precipitaron a las vías. Empresa especializada en colocar estos dispositivos afirma que se pueden instalar “en pocas horas”.


Este lunes el Metro vivió una jornada compleja, con tres personas que se precipitaron a las vías: solo en lo que va del año se ha reportado al menos una decena de casos similares. En medio de la preocupación por la repetición de incidentes de este tipo, la empresa anunció hoy que se encuentra estudiando nuevas medidas de seguridad en las líneas más antiguas de la red, específicamente la factibilidad de instalar en ellas puertas de andén.

Estos dispositivos ya funcionan en las líneas 3 y 6, las que fueron diseñadas específicamente para operar con este sistema de seguridad, que interpone una barrera física entre los pasajeros y los rieles.

Louis de Grange, presidente de la estatal, explicó que la Gerencia de Proyectos de la empresa “está haciendo una revisión de los pilotos que han sido implementados en líneas antiguas en otras ciudades del mundo, a las que se les han adicionado puertas de andén de manera posterior. No hay un estándar a nivel internacional de eso”.

Agregó que la colocación de estos equipos en toda la red santiaguina “es un anhelo. Pero más que una dificultad económica, es tecnológica: todos los trenes deben ser iguales, con un sistema de conducción automática diferente, y se debe intervenir las estaciones por varios meses”, explicó.

En este plano, recordó que en las líneas 1, 2, 4 y 5 funcionan carros de dispar antigüedad, que incluyen los que datan de 1975.

Gloria Hutt, ministra de Transportes, reconoció que los casos de usuarios que se precipitan a las vías tienen un “impacto muy grande en el funcionamiento del Metro, por el volumen de pasajeros que transporta, de 2,7 millones por día”.

Metro no entrega oficialmente cifras sobre incidentes de personas en las vías. No obstante, sí reporta hechos de este tipo en sus redes sociales, debido a que generan interrupciones en el servicio.

De acuerdo a una revisión de estos datos, en 2012 se produjo la mayor cantidad de episodios en la última década, con 31 casos. En 2014 la cifra llegó a 26, y en 2017 se habrían producido seis.

Costos

Uno de los factores a la hora de evaluar la colocación de sistemas de puertas de andén es el costo. Así, los dispositivos en las líneas 3 y 6 involucraron una inversión de entre US$ 68 y US$ 70 millones.

Pascal Canicatti, director de proyectos en Latinoamérica de la empresa Faiveley, que fue la responsable de instalar las puertas en las nuevas líneas del Metro, aseguró que es perfectamente posible colocar estos dispositivos en trazados incluso tan antiguos como la Línea 1, que tiene 45 años.

“Se trata de sistemas que se pueden implantar en pocas horas, habitualmente en la noche y sin la necesidad de paralizar la operación, tal como se ha realizado en la Línea 4 de París y en líneas de Copenhague y Sydney”, precisó.

El ejecutivo planteó que estos sistemas pueden utilizar tanto puertas de altura completa como barreras de media altura. También señaló que los modelos de separaciones utilizados por la compañía se pueden adaptar a carros antiguos.

Seguir leyendo