Narco en pandemia: uso de delivery y aplicaciones de cita para la venta de drogas proliferó durante cuarentenas

narcotráfico

Aumentó el uso de redes sociales y entrega por delivery para la comercializar drogas al inicio de la pandemia.

Las restricciones que generó la pandemia provocaron que la compra y venta de drogas se hiciera por medio de aplicaciones y el abuso del reparto a domicilio para hacer más eficiente el mercado. Desde la Fiscalía Nacional y el Departamento Antidrogas de Carabineros dan cuenta de un aumento de la violencia entre bandas y organizaciones, como forma de proteger los espacios del tráfico.




La pandemia en Chile impactó no solo en las restricciones de movilidad de los ciudadanos para realizar actividades cotidianas, producto de las cuarentenas, sino que también tuvo repercusiones en actividades delictuales como el narcotráfico. La imposibilidad de salir durante el toque de queda, o sin permisos temporales, hizo que quienes se dedican a este negocio ilícito tuvieran que ingeniárselas para continuar con la venta de estas sustancias prohibidas. Especialistas detectaron que producto del Covid-19 proliferó el uso de redes sociales y repartos a domicilio en este comercio prohibido.

El director de la Unidad de Drogas de la Fiscalía Nacional, Luis Toledo, explicó a La Tercera que, junto con esto se detectó una mayor tensión entre las bandas dedicadas a este delito, debido a la escases de drogas por el cierre de fronteras, y lo mismo redundó en que se detectara una mayor cantidad de siempre y cosecha de cannabis sativa en territorio nacional. “La poca oferta de sustancias implicó que hubo más competencia interna entre las bandas criminales y por ende mayor violencia”, sostuvo el abogado.

A esto, dijo el especialista, se sumó a un aumento de balaceras, que en algunos casos terminó con heridos y fallecidos. La idea, dice, de estos grupos en los sectores donde se comercializa la droga era, en medio de la pandemia, mostrar liderazgo ante una crisis en el mercado.

Una visión similar respecto al aumento de violencia en las calles tiene Carabineros. Sólo durante el 2020 los uniformados incautaron 351 armas de fuego vinculadas a procedimientos de tráfico de drogas. De ellas, 89 están vinculadas a peligrosas organizaciones o bandas criminales. “El uso de armamento se usa para ejercer poder y así desarrollar su plan criminal, que en definitiva es la comercialización de drogas y el enriquecimiento ilícito”, explicó el coronel Manuel Cifuentes, , jefe del departamento Antidrogas OS-7.

Atrás quedó ver a los “soldados” en las esquinas, quienes eran los encargados de vender la droga en el entorno barrial, puesto que el confinamiento a inicios de la crisis sanitaria era sumamente restrictivo. De este modo se masificó la venta por redes sociales y aplicaciones de citas. “Esto es algo que se veía antes de la pandemia, pero ahora se instaló como una necesidad para continuar con el negocio” explicó el director de la Unidad de Drogas de la Fiscalía Nacional.

La nueva modalidad de venta fue tomada con seriedad por parte de los criminales. Un caso que Carabinero destaca es el de “la Karol G chilena” y que ocurrió en Puerto Montt. Desde la policía uniformada explican que la mujer, que lleva el apodo de una conocida reggaetonera colombiana, usaba sus redes sociales, igual que una “influencer”, para ofrecer y entregar detalles de la cantidad y tipo de droga que comercializaba. “Esta narcotraficante potenció su perfil en las redes sociales con el objetivo de vender más droga. Esto, sumado a su apariencia ostentosa imitando a la cantante internacional”, explicó Cifuentes.

El “delivery” fue otra de las irrupciones en medio de la pandemia, explican los especialistas. Aquí las bandas tuvieron como desafío el acercar la droga al consumidor para no perder las ventas. Como uno de los servicios esenciales era el traslado de alimentos, los narcotraficantes profesionalizaron este sistema usando efectivamente a personas que se dedicaran al reparto a domicilio de sustancias ilícitas. Según relata el jefe del Departamento Antidrogas de Carabineros era tal la preparación que las habían rutas especiales por comuna para entregar la droga. “El propósito de esto era optimizar el tiempo de entrega y así abarcar más zonas para ganar más dinero”, sostuvo.

Nuevas formas de ingreso

El cierre de fronteras al inicio de la crisis sanitaria detuvo la llegada de droga por medio terrestre, ya que muchas de ella proviene de países vecinos. Ante esto, explican las autoridades, hubo una baja en la comercialización de pasta base y cocaína, y en reemplazo de aquellas, aumentó el comercio de marihuana. Desde la Fiscalía Nacional detallan que los ingresos de droga fueron más abundantes por la vía marítima, la que provenía de países más lejanos como México y Brasil. “Se notó un aumento del ingreso a mayor escala. Grandes cantidades y mayor planificación”, explicó Toledo.

El abogado del Ministerio Público agregó que la dificultad del ingreso de drogas a territorio nacional provocó cambios en las sustancias. “Al principio el valor de las drogas aumentó, por un tema de oferta y demanda, pero después el precio se estandarizó a costa de una baja calidad”, dijo.

Muchos narcotraficantes, sostienen los especialistas, que tenían su mercado enfocado en la pasta base y la cocaína y que vieron una baja en el stock, se enfocaron en comercializar marihuana, pero plantada en territorio nacional. Para ello, sostienen, se preocuparon de hacerlo en terrenos fértiles, con uso de abono de buena calidad y otros productos.

Cambios en el rol

Otra de las variantes detectadas entre 2020 y 2021 fue junto a la aparición de vínculos con reconocidos carteles extranjeros, la importación de conductas que se ven en otros países como la contratación de sicarios, secuestros vinculados al delito de las drogas y cobro de comisiones.El narco chileno puede cumplir varias de funciones dentro de la estructura, porque quiere llegar rápidamente al producto final que es el enriquecimiento ilícito”, dijo Toledo sobre el comportamiento de los criminales durante el confinamiento.

Sin embargo, quienes son los líderes, y mantienen el contacto el jefe en el extranjero, dicen los especialistas, han optado por no ostentar la adquisición de bienes. Según quienes han perseguido a estos imputados, es recurrente que estos cambien de domicilio a barrios acomodados y residenciales, pero evitan jactarse de sus joyas, dinero, autos de lujo y menos armas en espacios públicos.

El coronel Cifuentes explicó que en contexto de pandemia se detuvo a un 23% de mujeres por participación, ya sea por tráfico o microtráfico. “Efectivamente hemos encontrado a mujeres que tienen roles de liderazgo, pero no todas son así. Algunas cumplen otros roles como el transporte, dosificación o la venta”, explicó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.