Protestas en las calles y en la red de Metro marcan retorno a clases de colegios

Alumnos del Instituto Nacional protestan en la Alameda.

Escolares protagonizaron manifestaciones en diversos puntos de Santiago, como fue el caso del Instituto Nacional, e interrumpieron el servicio del tren subterráneo.




Más de 688 mil estudiantes volvieron este miércoles a clases solo en la Región Metropolitana, equivalentes al 50% de la matrícula de la zona, con lo que se dio inicio definitivamente al año escolar.

Sin embargo, esta vuelta al colegio comenzó con manifestaciones: decenas de alumnos de diversos establecimientos participaron de protestas en las calles, se registraron evasiones masivas en estaciones de Metro e incluso realizaron barricadas en algunos puntos de la capital. Esto llevó a que se dispusieran desvíos de tránsito y también se interrumpiera el servicio del tren subterráneo, lo que produjo trastornos en los viajes.

A partir de las 11 horas se produjeron los mayores problemas. A través de redes sociales, la empresa Metro informó que a las 13.30 se debió suspender la corriente eléctrica en la Estación Quinta Normal, de la Línea 5, debido a que en los andenes se sentaron personas, lo que también impidió que avanzaran los trenes durante una hora. Lo mismo sucedió en Plaza de Armas, donde se produjo una evasión masiva por parte de un grupo de estudiantes que saltaron los torniquetes, similar a las evasiones de octubre del año pasado. Además, desde temprano, la Estación Plaza de Puente Alto, de la Línea 4, tuvo manifestaciones en el exterior, por lo que se cerró durante varias horas.

También hubo interrupción del tráfico en la superficie, en la calle Concha y Toro, en Puente Alto, y en la Gran Avenida, en La Cisterna, donde se encendieron barricadas, lo que obligó a desviar el tránsito.

Alrededor de 12 accesos han dejado de operar durante el transcurso de la jornada.

Hubo manifestaciones en las estaciones de la Línea 1.

Instituto Nacional

Entre los escolares que volvieron a clases están los 4.300 alumnos del Instituto Nacional, el establecimiento con la mayor matrícula del país. Y el regreso no fue pacífico: a las 9 horas, apenas una hora después del ingreso, un centenar de jóvenes salió a protestar a la Alameda, cortando esta vía principal a la altura de la calle Arturo Prat.

La protesta fue pacífica y se extendió por media hora, hasta que Carabineros dispersó a los estudiantes, quienes reingresaron al colegio. Pero se trató de la primera manifestación que tuvo que encarar la nueva directora interina, Patricia Beltrán, quien se presentó este miércoles ante la comunidad.

Según cuentan los apoderados, la nueva directora está validada por los estudiantes, porque lleva 30 años trabajando en el liceo. De hecho, ella conversó con los escolares antes de que salieran a protestar, y luego se encargó de ingresarlos al colegio cuando terminó la manifestación.

“Ella conversó con los estudiantes que salieron, tuvo un diálogo con ellos, lo que el rector antiguo no tenía. Hay un nivel de cercanía”, dijo una apoderada, quien dijo tener la expectativa de que este año sea más tranquilo que el anterior.

Al mediodía, la protesta en la Alameda se repitió, cuando los jóvenes intentaron infructuosamente hacer una “evasión masiva” en la Estación Universidad de Chile.

Respecto de las manifestaciones y pérdidas de clases, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, hizo un llamado a que las comunidades escolares expliciten la importancia que tiene el asistir a clases para la mejora de la calidad escolar.

“Se necesita el compromiso de todos respecto de que para avanzar en calidad, una de las cosas básicas es darle continuidad al sistema educativo. En eso pondré todo mi esfuerzo y pediré toda la ayuda que sea necesaria”, dijo la nueva autoridad.

Comenta