Remodelación del Paseo Bulnes: un proyecto que debió haber sido inaugurado en 2015

El proyecto de remodelación del Paseo Bulnes estaría finalizado en 2021.

El proyecto de remodelación del Paseo Bulnes estaría finalizado en 2021.

Cambio de gobierno y reparos de los vecinos. Esos han sido los principales motivos del retraso de una iniciativa que se comenzó a idear en 2012 y que ahora contempla una inversión de $ 13.500 millones.




"Poner arriba de la mesa y destacar el proyecto de recuperar este maravilloso Paseo Bulnes". Con esas palabras, el Presidente Sebastián Piñera anunciaba el reciente sábado la recuperación de uno de los ejes emblemáticos de la ciudad.

El proyecto contempla, en concreto, la remodelación del eje Paseo Bulnes, con nuevas luminarias, mobiliario urbano, piletas, cinco mil metros cuadrados de áreas verdes, la construcción del Edificio Bulnes Bicentenario de 4.500 mil metros cuadrados, la prolongación de la calle Zenteno y la recuperación del Parque Almagro.

La iniciativa, sin embargo, tiene una historia quizás poco conocida, en la que los cambios de gobierno, de administración municipal y opiniones de vecinos marcaron el retraso de un proyecto que comenzó a idearse en 2012.

Proyecto en el congelador

En 2012 se convocó a un concurso público internacional, con la finalidad de concretar un diseño para la renovación del eje Paseo Bulnes y así actualizar el denominado Plan Maestro de ese sector céntrico, que data de 1930. En total, se recibieron 56 propuestas: 32 nacionales y 24 extranjeras. La ganadora fue la iniciativa del arquitecto Cristián Undurraga.

El urbanista, que trabajó en la remodelación del barrio cívico desde 1980, dijo que "la ciudad se va haciendo de apoco. No es extraño que haya pasado un tiempo hasta que el proyecto madurara".

El plan inicial contemplaba siete etapas: el mejoramiento del espacio público del eje Bulnes, la apertura y mejoramiento de la calle Zenteno, mejora de fachada de edificio institucional en terreno fiscal del paseo, el mejoramiento del Parque Almagro, de calle Nataniel Cox, un "remate eje Bulnes" y el llamado "torres remate eje Bulnes".

De esas siete etapas, sólo tres se comenzaron a desarrollar y en junio de 2014 se debía cerrar un proceso de participación ciudadana, luego de una reunión realizada el 17 de enero de ese año, a la que asistieron 15 vecinos del barrio. La idea era que todos opinaran.

El cronograma contemplaba que en noviembre de 2014 las obras ya estarían licitadas y que finalizarían un año después. Sin embargo, nunca se solicitó permiso a la municipalidad y el proyecto tuvo desarrollo solo hasta mediados del primer año de la segunda administración de la Presidenta Michelle Bachelet, particularmente hasta la aprobación del proyecto en el Serviu, el 15 de junio de 2014.

¿El motivo? Según fuentes del sector, se decretó que la iniciativa no era de interés en ese periodo y se dejó en el congelador.

"En ese minuto se consideró, supongo, que no era prioritario y hoy se considera que es necesario terminarlo", señaló Undurraga.

"Nunca me llamaron"

El arquitecto Undurraga contó que desde el Municipio de Santiago "siempre ha habido una continuidad y un apoyo permanente". Eso, a su juicio, independiente de quién esté a cargo de la gestión comunal.

Fuentes del sector apuntaron que el problema habría sido a nivel central. La iniciativa original estaba en manos del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) y no prosperó. "Nunca me llamaron interesados en el tema", precisó Undurraga.

A eso se sumó otro problema. Los vecinos del sector presentaban "reparos", explicó Iván Poduje, urbanista y asesor presidencial de la iniciativa actual, lanzada este sábado.

"Los concursos de arquitectura son una instancia técnica, pero cuando se bajó la idea surgieron aprensiones de la comunidad", dijo Poduje. Y esas inquietudes venían principalmente en la línea de que los vecinos querían más fuentes de agua y árboles, por lo que se contactó a Undurraga hace algunos meses para sumar esas opiniones y así diseñar un proyecto nuevo.

Lo central del remozado diseño, que se espera esté finalizado en 2021 y que tiene un costo de $ 13.500 millones, es que las jardineras que actualmente existen no bloqueen el paso del centro de la calle a las fachadas de los edificios. La evolución de la iniciativa es más bien la consideración de más áreas verdes, solicitado por los vecinos.

En relación a qué organismo se hará cargo del proyecto, Poduje precisó que el municipio de Santiago va a ejecutar el paseo y el mejoramiento del Parque Almagro, el Serviu con el municipio ejecutarán las calles, y "se está buscando alguna figura que esté a cargo del proyecto del edificio de oficinas".

Fernando Colchero, quien fue jefe de la dirección de proyectos de ciudad del Minvu en el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera, destacó que es "positivo que se reactiven proyectos (...) se trata de una iniciativa en un sector céntrico que se encuentra en un estado de deterioro relativo".

Sergio Baeriswyl, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), añadió que es fundamental "la prolongación de la caja cívica hasta el Parque Almagro".

Comenta