La estrategia del Minsal tras la difícil meta de reducir la lista de espera más antigua

listas de espera
Hospital de Coyhaique marcó el hito de ser el primero en llegar a la meta. Foto: Archivo

Plan presidencial busca atender, antes del 31 de marzo, a los pacientes inscritos previo a 2016. Hospitales doblegaron esfuerzos para los últimos casos pendientes.


Restan apenas 20 días para que venza el plazo que se impuso Salud frente a una compleja misión presidencial: ubicar a los pacientes más antiguos de la lista de espera quirúrgica y atenderlos. ¿La meta? Que el registro no tenga a ningún paciente previo a 2016 y que, en adelante, nadie espere más de dos años para ser operado.

No ha sido fácil. El añoso listado incluía, en muchos casos, registros escritos a mano archivados en los distintos hospitales. Así, muchos pacientes de larga data, al momento de ser contactados por el hospital y revisados por los especialistas, presentaban nuevas patologías que dificultaban llevar a cabo la intervención pendiente y se debió emprender tratamientos paralelos para estabilizarlos y egresarlos. Otras personas ya no requerían la cirugía indicada o, simplemente, la habían resuelto por su cuenta en el sistema privado. Y algunos casos -tras llamados, visitas al domicilio y cartas certificadas- sencillamente no fueron ubicados, por lo que fueron eliminados definitivamente de la lista.

Así, de las poco más de 81 mil personas que figuraban inscritas antes de 2016, cerca de 60 mil ya salieron de la lista de espera, por lo que restan resolver casi 20 mil casos. Y de este número, cerca de un cuarto son personas que necesitan cirugías de mayor dificultad. “Esto ha ido avanzando progresivamente. No va a ser fácil, porque son cirugías muy complejas, que requieren hospitales de mayor complejidad, camas de cuidados críticos, pabellones, unidades de medicina transfuncional, exámenes de laboratorio. Muchas son cirugías de ortopedia y traumatología y artroplastía de cadera y rodilla”, explicó el subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo.

Frente al remanente, los directores de hospitales han recibido la instrucción de redoblar los esfuerzos, lo que mantiene los pabellones operativos de lunes a domingo, y atendiendo consultas de especialidad los fines de semana, de forma inédita. Asimismo, se ha extendido el horario de funcionamiento de los recintos y también se han hecho convenios con centros privados en los recintos que no han dado abasto para cumplir el cronograma.

Así, mientras el Hospital de Coyhaique fue el primero en cumplir la meta -tras atender casi 360 cirugías-, otros servicios, como el de Viña del Mar y Valdivia, son los más retrasados, producto de un mayor stock inicial de pacientes. “Hemos habilitado el Consultorio de Especialidades los sábados de manera de ir preparando un número importante de pacientes, para que tengamos suficientes pacientes para programar oportunamente nuestros pabellones. Tenemos también en uso uno a dos pabellones los sábados, para hacer entre seis y 10 cirugías cada día. Tenemos extensión horaria al menos dos días a la semana y estamos trabajando para tener al menos un pabellón funcionando todos los días, de 17 a 20 horas”, explicó sobre su estrategia Leonardo Reyes, director del Hospital Gustavo Fricke, de Viña del Mar.

En el Hospital Carlos van Buren de Valparaíso, el jefe de pabellones, Luis Ignacio de la Torre, dijo que se han hecho compras a privados mediante licitación: “Las hemos usado mínimamente para prótesis de rodilla, una cirugía que nuestro hospital no tenía capacidad. La mitad de los casos se resolvieron acá y la otra mitad en centros privados.

A estos esfuerzos se suman los operativos médicos, que llevarán especialistas a zonas con déficit. Así, este fin de semana se realizará uno en el Servicio Araucanía Sur, con apoyo de la Clínica Las Condes, que llevará a 70 médicos y movilizará a 900 funcionarios de los hospitales de Temuco, Pitrufquén, Angol, Victoria y Nueva imperial, para realizar en tres días casi 500 intervenciones. Y a fin de mes, la Fundación Acruz realizará un plan similar en la región, que contará con 100 médicos, entre los que destaca el pediatra y exministro de Salud de Michelle Bachelet, Álvaro Erazo.

Con todo, cumplir la meta se ve complejo. Y una idea que maneja Salud es lograr el mayor porcentaje posible y que los pacientes que al 31 de marzo no estén resueltos, tengan al menos su hora de atención agendada. Eso, además de lograr un registro 100% electrónico y asociado a los RUT, para, en el futuro, gestionar con más eficiencia el reservorio.

#Tags


Seguir leyendo