Discriminado por transformista: la historia del soldado chileno que debió abandonar el Ejército

Autor: La Tercera

Carlos Fica, soldado, debió dejar la institución luego de vivir el hostigamiento de un teniente por su orientación sexual. Su sueño era ser como ellos pero también sentirse como Francisca Analia. "Ya no quiero saber nada del Ejército", dice después de la experiencia.


En el destacamento 17 del Regimiento de Los Ángeles era el incolume soldado Fica de 20 años, hombre ejemplar para la institución que sólo en abril pasado había pasado con éxito y sin reparos su postulación voluntaria al servicio tras dos intentos fallidos. La cosa, sin embargo, cambiaba en la intimidad.

Ante sus cercanos, Carlos Fica era también Francisca Analia, una transformista que se mostraba libre y segura en sus perfiles de Facebook e Instagram y que encarnaba fuera de sus horas como miembro del Ejército.

Francisca Analia en una de sus publicaciones en Instagram.

La libertad, entonces, no duraría mucho.

En mayo, la dirección de inteligencia que investiga a los nuevos conscriptos dio con sus redes sociales y su corta vida como soldado veía peligrarse. Aunque cerró todos sus perfiles -tal como lo ordenaron sus superiores-, el asunto estaba lejos de acabar.

El rumor de su “doble identidad” se empezó a propagar por todo el regimiento.

Carlos Fica en sus días como soldado.

“¿Usted va a salir de hombre o de mujer? Porque se ve mejor de mujer”, le dijo un teniente a los pocos días frente a todo su destacamento.

“Yo quería ser como ellos”, dice en una entrevista con el diario HoyxHoy.

A los días, el soldado Fica fue llamado a aclarar una acusación anónima en su contra por presunto acoso sexual. Según el proceso, uno de sus compañeros lo habría acusado de “tocaciones indebidas” tras una noche de guardia juntos. Pese a que la denuncia fue llevada por la PDI, el hecho se descartó. “Todo era falso”, asegura el afectado.

Tras la situación, Fica acudió con un especialista. El diagnóstico fue claro: por su salud mental, no debía seguir en el Ejército. Aunque la renuncia no fue necesaria.

“No podía dormir y lloraba todo el día. Esto me fustró”, dice apesadumbrado en la entrevista. “Ya no quiero saber nada del Ejército”.

Aunque su sueño era entrar a la Escuela de Oficiales, aceptó la resolución de la institución y firmó. Fue dado de baja.

La vida como el ex soldado Fica

Fica no está dispuesto a callar. Con el apoyo del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh) decidió interponer una denuncia -invocando la Ley Zamudio- para que el Ministerio de Defensa investigue a fondo el hecho.

En un comunicado, el destacamento 17 del Regimiento de Los Ángeles aclaró que el ex soldado se encuentra licenciado del servicio militar “en una situación que él aceptó con bajo entera conformidad”.

Además, los uniformados de Los Ángeles negaron cualquier tipo de censura, homofobia y actos de hostigamiento en contra de Fica.

“Una mujer debe lucir cada uno de sus atributos”. Esta es la última foto de Francisca en Instagram, subida el 14 de octubre pasado.

En paralelo a la investigación,  Fica junto a Francisca Analía -que volvió a abrir sus redes sociales tras ser expulsado del regimiento-, se dedicarán a estudiar técnico en Construcción mientras impulsa su carrera como transformista.

“Siempre le pedí a mis compañeros que me trataran como a uno más y así lo hicieron. Ningún soldado jamás se burló”.

Seguir leyendo