Tedeum evangélico en La Araucanía se enfocó en la paz y en el desarrollo

TedeumEvangelicoWEb

El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, junto al intendente de La Araucanía, Luis Mayol.

La ceremonia se extendió por cerca de dos horas y también contó con la participación del seremi de Desarrollo Social, Rodrigo Carrasco, y el alcalde de Traiguén, Ricardo Sanhueza.




"Lo que hemos escuchado hoy como mensaje de esperanza, pero también como llamado a participar en este esfuerzo de paz y de desarrollo, es muy importante". Con estas palabras, el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, se refirió a su participación en el tedeum evangélico "Unidos por la paz de La Araucanía", que se realizó hoy en la comuna de Traiguén de esta región.

La autoridad de Desarrollo Social visitó la zona una semana después de haber entregado al Presidente Sebastián Piñera el plan para La Araucanía, en el cual Moreno tuvo el rol de coordinar 12 ministerios para presentar una serie de medidas, con el propósito de alcanzar el desarrollo económico y la "paz social" en la zona. Al respecto, Moreno señaló que el Mandatario anunciará el plan "pronto" y afirmó que "esta región no merece ser la más pobre de Chile, la que tiene tantos atrasos en tantas cosas, ni menos vivir en un clima de violencia".

La invitación al acto regional -en que por primera vez asiste un ministro de gobierno- comenzó a las 11.00 de la mañana y reunió a más de 300 personas, pertenecientes a algunas de las 2.800 congregaciones evangélicas existentes en La Araucanía y que, según el presidente del Consejo Regional de Pastores de la región, Matías Sanhueza, representan un 27% de sus habitantes.

Durante la homilía, el líder religioso habló sobre la situación del país y la región: "La presencia de las iglesias evangélicas en las comunidades mapuches ha sido un factor determinante en mantener la paz y la tranquilidad, entendiendo las dificultades que también la Iglesia ha podido experimentar en la quema de sus templos desde el año 2015 hasta la fecha". Añadió que "sabemos con toda claridad y seguridad que no es algo del pueblo mapuche, sino es un grupo reducido de personas" y que "la Iglesia Evangélica tiene un compromiso de ser agentes de cambio, porque la palabra de Dios nos invita a ser los embajadores de la reconciliación".

Una vez terminado el encuentro, el intendente de la zona, Luis Mayol, comentó la importancia que tienen para los fieles estos gestos: "Nosotros como cristianos nos estamos acogiendo y agradeciendo a las iglesias evangélicas por el ejemplo que nos están dando de unidad y de visión de futuro".

La ceremonia se extendió por cerca de dos horas y también contó con la participación del seremi de Desarrollo Social, Rodrigo Carrasco, y el alcalde de Traiguén, Ricardo Sanhueza.

Comenta