Caso Emmelyn: Tribunal decreta prisión preventiva para José Navarro

Navarro
Foto: Agencia Uno.

El fiscal regional, Mauricio Richards, le imputó los cargos por agredir a Rafael Vidal, abuelo de la víctima, y por el presunto secuestro de la pequeña Emmelyn. Se fijó un plazo de tres meses para el desarrollo de la investigación.


El Juzgado de Garantúa de Licantén decretó prisión preventiva para José Navarro, sindicado como el presunto secuestrador de Emmelyn Canales, la menor que estuvo 8 días desaparecida en dicha comuna de la Región del Maule.

Según informó la Fiscalía del Maule,  se fijó un plazo de tres meses para la investigación del caso, en el cual Navarro fue formalizado por los delitos de sustracción de menor y lesiones.

“El brujo” fue trasladado cerca las 11.30 horas desde el Centro Penitenciario de Rancagua, donde permanece desde el sábado, bajo resguardo policial hasta el recinto donde se realizó la audiencia.

Momentos previos al inicio de la formalización, Navarro señaló a los medios presentes: “Hoy esclarezco todo”.

Por su parte, la abuela paterna de la menor, Teresa Vergara, acusó a Rafael Vidal de maltratar a su nieta en ocasiones anteriores y justificó de cierta manera el actuar del raptor de su nieta. “Yo conozco a la familia Navarro de toda la vida y le creo a Navarro, que se la llevó para protegerla, para sacarla de donde estaba, porque él no le hizo nada malo”.

En medio de la diligencia, el fiscal regional Mauricio Richards le imputó los cargos de lesiones simplemente graves contra Rafael Vidal, abuelo de la víctima y sustracción de menores contra la pequeña Emmelyn. Ambos delitos en calidad de autor y consumados.

El individuo podría arriesgar, por el segundo cargo, una pena de entre 10 y 20 años en el escenario más grave.

En audiencia el persecutor detalló como el imputado se acercó a la familia a finales de 2017, atribuyéndose poderes de carácter metafísicos y convenciendo a la familia de que lo acompañarán en la búsqueda un supuesto tesoro escondido.

De acuerdo al relato de Mauricio Richards, la finalidad de Navarro era usar a la menor para un ritual y la acción fue “deliberada y premeditadamente planificada por el imputado”.

Tras la audiencia, Richards señaló que “no tenemos aún precisión de que si se trataba de ritos para sanar o ritos para generar daños, pero todo indica de que podría tratarse de la realización de un rito el motivo de la privación de libertad, pero eso no forma parte de los elementos típicos o de la tipicidad del delito. El delito consiste en apartar o separara a la menor de su esfera de resguardo o familiar, y privarla de libertad y afectar su seguridad”.

En cuanto a la exposición de la defensa, que adujo que Navarro estaba protegiendo a la menor, el persecutor afirmó que “fue parte de su argumento, pero eso entendemos que no modifica la existencia del delito. Vamos a discutir seguramente durante el juicio, que debería realizarse oral y público seguramente, que eso será parte de su enjuiciamiento”.

La instancia se da luego de que el hombre de 31 años fuera detenido en la madrugada del pasado sábado, después de que su hermana, Olga Navarro, diera aviso a personal de la Policía de Investigaciones.

La tarde de ese mismo día se realizó su control de detención, momento en que el juez Marcial Taborga declaró legal su aprehensión y decidió acceder a la solicitud del Ministerio Público referente a ampliar su detención en tres días a fin de recabar más antecedentes para la formalización.

Una de las diligencias que llevó a cabo la Fiscalía en ese periodo, y que será clave para la cita de esta jornada, es la toma de declaraciones que se le efectuó a Emmelyn el día domingo, la cual se extendió por alrededor de tres horas en el Hospital de Curicó, donde permanece internada.

Cabe precisar, además, que dado la notoriedad que ha alcanzado este caso, la audiencia se desarrolló bajo un amplio despliegue de seguridad, a fin de resguardar la integridad de los intervinientes y del propio imputado.

Misma razón fue la que se tuvo a la vista a la hora de mantener recluido a Navarro en el penal de Rancagua, donde se le mantuvo alejado del resto de los internos.

Seguir leyendo