Un lobby tragamonedas

Imagen SENADO 3668(1)

Al Senado han ingresado proyectos para regular la explotación de máquinas de azar.

Municipios y el Congreso han sido foco de un intenso trabajo de gestión de intereses, el que hoy se encuentra bajo la lupa de la fiscalía.




El exalcalde Pablo Zalaquett suele andar en el Congreso rodeado de personas. Quienes lo han visto en su rol de lobbista o gestor de intereses en la arena legislativa, destacan que es activo y posee muchas redes políticas y empresariales.

Desde su fallida candidatura al Senado, Zalaquett se ha dedicado a eso: a impulsar intereses. Y hoy es uno de los principales asesores de la Fiden, la Asociación Gremial de Operadores, Fabricantes e Importadores de Juegos Electrónicos Recreativos y de Premio Programado.

En 2016, Fiden tuvo un intenso año. La industria buscaba impulsar la legalización del uso fuera de casinos de las máquinas tragamonedas de destreza y que, hasta ahora, se encuentran en una suerte de vacío legal. Esto, porque no son consideradas de "azar" como las de casinos, cuya normativa está definida.

Ese año, precisamente el 16 de agosto de 2016, Zalaquett visitó en sus oficinas a los senadores Rabindranath Quinteros (DC) y a su compañero de partido Iván Moreira (UDI). Lo hizo acompañado de varios otros gestores de intereses de Fiden. Del exsuperintendente de Casinos Francisco Leiva, del exoperador político ligado a la DC Carlos Tudela y de cuatro integrantes del directorio de la asociación, entre ellos, Sebastián Salazar, Alberto Hadad y Jaime Carihual.

Hoy, todos los representantes de Fiden que asistieron esa vez al Congreso se encuentran en la mira de la fiscalía y han sido parte de los allanamientos simultáneos que el Ministerio Público concretó la semana pasada.

Según conocedores de las diligencias, el Ministerio Público tendría antecedentes que comprometen a estos gestores con una arista política donde no se descarta financiamiento a campañas.

El conocido despliegue de intereses que la asociación y empresarios han desplegado a lo largo de todo Chile alcanza también a municipios del país. En varios registros consignados en Transparencia figuran directores de la asociación con audiencias. Zalaquett en uno de ellos: en septiembre de 2016 se desplazó hasta la Municipalidad de Concepción para tratar asuntos de Fiden.

En 2013, los senadores Fulvio Rossi, Ximena Rincón, Carlos Bianchi y Jaime Quintana ingresaron un proyecto de ley para regular la explotación de máquinas de azar con fines de diversión y esparcimiento.

Según la moción, la idea matriz del proyecto buscaba transparentar el uso de las tragamonedas. "Atendida la necesidad de regular estas actividades, actualmente en terreno difuso, el presente proyecto tiene por objeto transparentar la situación de los establecimientos que cuentan con las denominadas máquinas ilegales o máquinas de destreza, a objeto de establecer un sistema que autorice el funcionamiento de máquinas de azar que cumplan con los estándares internacionales mínimos", dice la moción.

Con el correr de los años, el 2 de agosto de ese 2016 -12 días antes de que Zalaquett y Fiden visitaran el Congreso-, el senador Alejandro Navarro había ingresado un proyecto de ley destinado a prohibir gradualmente el uso de estas máquinas que se encuentran en distintos locales de barrios chilenos. Según registros, cerca de 150 mil de estas máquinas de destreza se encuentran repartidas en el país.

Hoy, ambas iniciativas están acumuladas en un mismo boletín legislativo y hace algunas semanas, la Comisión de Gobierno de la Cámara Alta le dio el vamos a la idea de legislar.

La actual superintendenta de Casinos, Vivien Villagrán -organismo que aportó información para la investigación de la fiscalía-, señala a La Tercera que, tal como dijo en el Senado, "cualquier iniciativa en esta materia tiene que asegurar la protección de bienes jurídicos permanentes, tales como el cuidado de los menores de edad, el pago de impuestos, juego responsable y el orden público".

El otro flanco de Zalaquett

Para quienes forman parte de la industria, el trabajo como asesor de Fiden de Zalaquett podría complicar la labor de subsecretaria de Turismo que su hermana, la exdiputada Mónica Zalaquett, desempeña.

Esto, porque en tal calidad, la exdiputada integra el Consejo Resolutivo de la Superintendencia de Casinos. Y según consta en una de las últimas sesiones, del 8 de junio de este año,  la subsecretaria Zalaquett participó.

Quienes ven un conflicto de interés entre los hermanos Zalaquett no solo explican que la exdiputada se encuentra relacionada a la superintendencia que regula materias de interés del exalcalde, sino que, además, porque él también posee registros como lobbista en audiencias en el Ejecutivo. Específicamente el 28 de junio, cuando junto al exsuperintendente Leiva se reunieron con el subsecretario de Hacienda Francisco Moreno.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.