Daniel Riquelme, emprendimiento A Todo Ruedas, Maipú

Durante los últimos dos años, más de 600 neumáticos de caucho han servido de base para un innovador negocio donde Daniel incorpora telas estampadas y otros materiales como madera y vidrio en un proceso productivo inspirado en otros proyectos de reutilización desarrollados en Colombia, México y El Salvador.


Un grave accidente en el rostro el año 2015 fue lo que alejó a Daniel Riquelme de su trabajo como técnico farmacéutico. Eso lo hizo replantearse su futuro. Así, llegó a la idea de hacer muebles ecológicos en base a neumáticos dados de baja, negocio que bautizó como A Todo Ruedas, un proyecto en el que diseña y crea ecomuebles.

La idea de este emprendimiento surgió a solo pasos de su casa, en la plaza "la Grulla de Maipú". Si bien la idea para encontrar una nueva fuente laboral era en un comienzo reacondicionar muebles en desuso, fue en ese lugar donde Daniel identificó que la mayor parte de los desechos correspondían a ruedas de caucho. Así fue cómo decidió incorporar técnicas de tapicería de muebles e inició el trabajo con una materia prima que al ser dejada en un vertedero puede demorar 500 años en desintegrarse: según explica el creador de este proyecto, solo el 30% del total de neumáticos desechados es reutilizado.

Durante los últimos dos años, más de 600 neumáticos de caucho han servido de base para un innovador negocio donde Daniel incorpora telas estampadas y otros materiales como madera y vidrio en un proceso productivo inspirado en otros proyectos de reutilización desarrollados en Colombia, México y El Salvador.

El progreso del negocio ha sido rápido, y tras una inversión inicial de solo 30 mil pesos para la compra de tela, esponja y una corchetera, hoy Daniel cuenta con una amplia cadena de colaboración de talleres y vulcanizaciones para conseguir la materia prima con la que confecciona mesas de centro, mesas de bar, cavas para vino y hasta camas para mascotas, entre otros productos.

Dedicado a este emprendimiento a tiempo completo, Daniel explica que comúnmente trabaja en solitario, pero el proyecto también adquirió un rol social al incorporar a colaboradores con problemas de drogas para trabajar en encargos de mayor envergadura. Para este emprendedor la buena acogida de los productos de A Todo Ruedas implica un reconocimiento a todos lo actores de la cadena de reutilización de neumáticos, además de promover un fuerte mensaje ecológico y de innovación a través de talleres en colegios de comunas que conviven diariamente con estos desechos como La Pintana, Pudahuel y Lo Prado.

Tras ser reconocido en importantes ferias internacionales y en actividades con autoridades medioambientales, el proyecto A Todo Ruedas busca seguir difundiendo masivamente su mensaje para la creativa reutilización de un residuo que tiene pocos tratamientos para su eliminación. Daniel sueña con hacer proyectos a gran escala, como un parque ecológico en Valparaíso y organizar una comunidad y una red de emprendedores en torno a la reutilización de ruedas de caucho.

Comenta