Anuncio de diálogo con Maduro divide a la oposición venezolana

Marcha oposición vzla

Miles de personas se manifestaron este miércoles en las calles de Caracas y otras ciudades del país para exigir un referendo revocatorio. El anuncio del Vaticano sobre el inicio de un diálogo en Isla Margarita, ha generado tensiones internas en la oposición.


Lo que comenzó como una marcha de repudio frente a la decisión de suspender el proceso del referendo revocatorio contra el Presidente venezolano Nicolás Maduro, se convirtió esta jornada en un masivo acto contra el gobierno del sucesor de Hugo Chávez en Venezuela.

Una marea blanca de manifestantes se tomó las calles de Caracas y otras ciudades del país en la llamada "Toma de Venezuela", donde con camisetas blancas, gorros, banderas y afiches, miles de personas salieron a exigir, según decían las pancartas, un "revocatorio ya". En la capital, las manifestaciones se iniciaron en siete puntos y convergieron en la autopista Francisco Fajardo. Pero los partidarios del chavismo también mostraron su lealtad a Maduro. Congregados frente al Palacio de Miraflores, escucharon atentos las palabras del mandatario.

El termómetro social de las protestas se suma a la crispación política que durante la última semana ha sido la tónica en Venezuela. Indignación total causó la decisión, el jueves pasado, del Consejo Nacional Electoral (CNE) de suspender hasta nueva fecha, el proceso revocatorio que intenta impulsar la oposición contra Maduro. La oposición debía comenzar a recolectar firmas correspondientes al 20% del padrón electoral para activar un referendo revocatorio y poder terminar con 17 años de chavismo. El país atraviesa una dura crisis económica que se traduce en escasez de alimentos básicos y medicinas.

Pero ya con poca esperanza de poder llevar a cabo el revocatorio este año, la oposición aglutinada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se ha visto dividida frente al proceso de diálogo con el gobierno. Las primeras disputas salieron a la luz luego que el Vaticano anunciara el lunes el comienzo de un diálogo entre el gobierno y la oposición para este domingo en Isla Margarita. Algunos de los rostros más recurrentes de la oposición criticaron la iniciativa.

Ya antes de que comenzara el diálogo éste pareció muerto. Un día después del anuncio, el Congreso liderado por la oposición decidió iniciar un juicio político contra el mandatario por abandono del cargo y ruptura del hilo constitucional, pese a que la Constitución bolivariana no contempla esa figura. Incluso el inicio del diálogo fue desmentido en un comienzo por algunos rostros opositores, que luego señalaron estar dispuestos a acudir si las conversaciones se llevaban a cabo en la capital venezolana. "Tendremos que ponernos de acuerdo", aseguró el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús "Chúo" Torrealba, poniendo en evidencia la falta de consensos. "Tenemos la posibilidad de tener un arbitro con alcance planetario, como es el Vaticano", aseguró.

Torrealba ha sido uno de los líderes opositores que se ha mostrado más abierto a ese camino de diálogo. Tras conocerse la iniciativa del Vaticano, aseguró que se había entrevistado anteriormente con sus representantes y otros líderes opositores. El líder opositor hizo un llamado a actuar "con el nivel de responsabilidad" que demanda "el delicado momento" que vive el país para intentar acallar las divisiones internas frente al tema.

El gobernador de Miranda y ex candidato presidencial, Henrique Capriles es uno de los críticos del proceso. "No vamos a la isla Margarita el domingo (...) agarre, señor Nicolás Maduro, el teléfono y ordénele a la señora Tibisay Lucena (del CNE) que en las próximas horas coloquen la fecha del 20%" de la recolección de firmas, dijo Capriles.

A su vez, el partido de Leopoldo López, Voluntad Popular, dijo que no participará del encuentro. Capriles ha sido también uno de los grandes críticos de la mediación que están realizando los ex Presidentes Martín Torrijos, (Panamá), José Luis Rodríguez Zapatero (España) y Leonel Fernández (R. Dominicana) en representación de Unasur.

Maduro, por su parte, dijo el martes que acudirá personalmente a la instalación de la "mesa de diálogo".

Comenta