Caso de narcotráfico revela primer crimen cometido por sicarios colombianos en Chile

Indagatoria de la Fiscalía Sur detectó que banda narco pagó $ 600 mil por el asesinato de un menor. Mauricio Rendón (29), formalizado por homicidio, trabajaba de garzón en restaurant de Vitacura.




La medianoche del 7 de marzo, el menor F.E.V.M. (17) fue abatido por tres balazos que un grupo de desconocidos -vestidos con capuchas- le propinó en pleno centro de la población La Legua, comuna San Joaquín. Tras un mes de agonía, el “Gotita”, como era apodado, murió por la gravedad de sus heridas.

Si bien en un primer momento el crimen se indagó como un ajuste de cuentas entre bandas rivales, las pesquisas posteriores, que incluyeron escuchas telefónicas, revelaron un inédito caso para la Fiscalía Sur: el primer crimen cometido en Chile por sicarios colombianos.

El origen del caso data del 16 de enero pasado. En esa fecha, la fiscalía y la PDI comenzaba a realizar las primeras diligencias para identificar a una violenta banda de narcotraficantes que operaba en La Legua. Armamento, vehículos de lujo, propiedades en el sector oriente e, incluso, la contratación de un contador para blanquear dinero ilícito, formaba parte del patrimonio de este clan, presuntamente liderado por Oscar Melián Villagra (25). Sin embargo, el “Mono”, como lo apodaban en el sector, también habría explorado otra área: la contratación de asesinos a sueldo para intimidar a sus enemigos.

Presunto sicario y garzón

Hoy, en el Centro de Justicia, Oscar Melián fue formalizado junto a al resto de los supuestos miembros de su clan. En el lugar también estaba uno de los presuntos sicarios colombianos que contrató. Los sospechosos afrontaron a la justicia por delitos de drogas y el crimen del adolescente.

El fiscal jefe Antinarcóticos de la zona Sur de Santiago, Héctor Barros, está a cargo de la investigación. Según el persector, otro de los detenidos, identificado como Mauricio Rendón Moriones (29),  habría participado en el crimen por encargo y tendría un trabajo “formal” en la zona oriente de la capital.

“Este detenido (Rendón) se dedicaba a trabajar como mozo en un restaurant en la comuna de Vitacura. Hemos establecido que este es un sicario que ya ha cometido otros delitos de homicidio en su país, Colombia. También ha cometido delitos de infracción a la Ley de Armas”, indicó Barros.

En medio de la investigación, la fiscalía logró identificar a los presuntos partícipes del crimen del menor en La Legua. Se trataría de Mauricio Rendón y David Rendón, ambos actualmente requeridos por Interpol tras abandonar el país.

La indagatoria de la fiscalía estableció que “al momento de concretarse el homicidio Gil Galeano en compañía de Melián Villagra, impartía instrucciones vía telefónica a sus sicarios para que ejecutaran a la víctima propinándole diversos disparos a quema ropa”, según consta en un documento del Ministerio Público.

Por este crimen, cada asesino habría recibido un pago de $ 600 mil.

Escuchas telefónicas

Una de las principales evidencias que recabó la Fiscalía Sur y la Brigada Antinarcóticos de la PDI son las comunicaciones telefónicas entre los supuestos implicados en el crimen por encargo.

Un mensaje de texto en el teléfono de Oscar Melián es una de las evidencias del Ministerio Público: “Oie hermano el ‘loji’ tiene cinco balazos uno en el cuello y los otro del pecho pa’ abajo y esta graveeesta casi finao pa’ abajo ya casi todo saben que esta pegao (sic)”, dice el mensaje.

Para concretar este asesinato, detalló la fiscalía durante la formalización, Melián y un cómplice “hacen entrega de guantes y un arma de fuego tipo pistola, para ejecutar a la persona solicitada, todo a cambio de una cantidad no determinada de dinero”.

Hoy, el Ministerio Público pidió la prisión preventiva para los imputados, además de la incautación de los bienes y armas obtenidos por el narcotráfico, que mantenían intimidados a los habitantes de la población que busca erradicar la violencia de sus calles.

Comenta