Creación e identidad: Festival de Fotografía arranca en Valparaíso

Desde mañana y por un mes, la ciudad puerto celebra la disciplina con charlas, muestras, y workshops.

Mirar más allá de las fronteras no significa dejar de mirarse uno mismo. Así explica el director del Festival de Fotografía de Valparaíso, Rodrigo Gómez Rovira, la ola expansiva que ha tomado en estos años el evento porteño que mañana inaugura su séptima edición.
Una prueba de ello son los vínculos que han trabado con otros festivales como el Images Singulières de Sète, Francia, que este año envía una exposición con el trabajo de fotógrafos jóvenes franceses que se proyectará en dos containers en el Muelle Prat; o el convenio con la Escuela EFTI de Madrid, España, que envía a uno de sus académicos a realizar un taller durante el festival, mientras que el ganador al Mejor Portafolio del festival hará una residencia allá. “Nuestra intención es que desde Valparaíso, desde este borde geográfico, podamos dialogar con el resto del mundo por medio de la foto y de nuestra propia identidad ”, dice el director.

Así, la exposición inaugural titulada Valparaíso reúne a cinco fotógrafos europeos que hicieron residencia en la ciudad entre 2013 y 2015, con su mirada extranjera sobre el puerto. El italiano Paolo Verzone, que registra escuelas de cadetes en el mundo, fotografió la Escuela Naval por dentro; la francesa Claudine Doury visitó colegios para retratar a adolescentes; el español Juan Manuel Castro Prieto se internó en casas de porteños para registrar sus objetos y habitaciones cotidianas; el francés Gilles Favier, fotografió a distintos personajes de Valparaíso y su coterráneo Bertrand Meunier fotografió la ciudad de Curauma, entre Valparaíso y Viña del Mar, donde muchos porteños están comprar nuevas casas.

valpa_15_47 001
El francés Gilles Favier, retrató a personajes porteños para la exposición Valparaíso.

Además de esta muestra que estará en el Parque Cultural Valparaíso, se realizarán Brigadas fotográficas, colectivos de dos o cuatro fotógrafos que trabajarán en torno a la contaminación y los problemas del borde costero ; y Workshops, donde 20 fotógrafos seleccionados trabajarán con un tutor extranjero. Los resultados de ambas se expondrán desde el 5 de noviembre en la Plaza Victoria. “El festival es un espacio de investigación, de experimentación, es un festial que se concentra en el tiempo de la creación misma y en el fondo es compartir e invitar a artistas a que vengan a vivir experiencias con nosotros”, dice Gómez Rovira.

secuencia-01_opt
Imagen parte de la exposición La France Vue d´Ici que trae el festival francés Images Singulières, de la ciudad de Sète en Francia

“De la misma manera que queremos dialogar con el mundo, queremos dialogar con los espectadores locales. El trabajo con la Brigadas Fotográficas tiene un desarrollo con las comunidades, ya estuvimos trabajando en los cerros incendiados y ahora vamos a otros sectores de la ciudad para buscar nuevas historias, pero siempre desde el hacer. Desde la producción se conecta el festival con la gente, y de esa manera el público conoce el festival”, agrega el director del FIFV, que el año pasado contó con más de 10 mil visitantes sólo en el Parque Cultural Valparaíso, sumado a las cerca de 200 mil que en promedio circulan por las muestras en espacios públicos.

javier-alvarez-4_opt
Parte de la serie Predio, de Javier Alvarez, quien fue ganador del Premio Visionado de Portafolio en 2015

Otras salas cerradas que se han sumado al festival son la peluquería y galería de arte La Boheme, donde se inaugura el domingo Aviso de destino de Vicente González Mímica, un grupo de imágenes tomadas a modo de postales de viaje; y Casaplan, que desde el lunes presentará Predio (Marconi) de Javier Álvarez, un fotoreportaje sobre la vida dentro de un edificio ocupado en Brasil y construcción de obra, una muestra de cuatro jóvenes fotógrafos que han participado antes en el FIFV y que exhiben sus trabajos en forma de proyecciones. Ellos son Rosario Montero, Cecilia Reynoso, Álvaro Rojas Sastre y Emiliano Valenzuela. “No queremos tener 50 exposiciones, preferimos tener seis, pero que respondan a procesos reales, a fotógrafos, comunidades y temáticas nuestras. Queremos mantener ese placer de conversar, dialogar, cuestionarse desde todos los ámbitos, no queremos solo un gran evento de fotografía, como un espectáculo”, plantea Gómez Rovira.

El festival también tendrá exposiciones de fotolibros, lanzamientos y charlas a cargo de los invitados internacionales, como el italiano Dario Coletti, el español Juan Valbuena y la mexicana Itala Schmelz. Las actividades son gratis; toda la información en www.fifv.cl.

Seguir leyendo