Dos décadas de Space Jam: el legado de la icónica cinta noventera

Space jam

El filme que juntó a los Looney Tunes con Michael Jordan, fenómeno pop de 1996, alista una secuela para 2019 protagonizada por LeBron James.




Las críticas más afables la tildaron de entretenida, pero básicamente sólo para niños. Sus más duros detractores -entre los que se encontraron medios como el New York Times y el Washington Post- la llamaron un burdo intento de mezclar la popularidad de una estrella deportiva con legendarias caricaturas de antaño en un comercial de hora y media. Para algunos, esta nueva apuesta por mezclar animación con personas de carne y hueso representaba otra prueba de los avances tecnológicos en Hollywood, que por entonces habían entregado desde Jurassic Park hasta Toy story. Para otros, se notaban problemas de calidad en la ejecución y no presentaba nada original a lo mostrado en películas como ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

A pesar del tibio recibimiento de la prensa, Space Jam se terminó transformando en uno de los mayores fenómenos culturales de los 90. La historia que mezclaba a los Looney Tunes -como Bugs Bunny y el Pato Lucas- junto al astro del baloncesto Michael Jordan, no sólo recaudó USD $ 230 millones en la taquilla, sino que cerca de cuatro veces más en mercancía, su banda sonora y los juguetes. Lo que era esencialmente una película para niños trascendió todas las edades. Por supuesto, además vendió muchas zapatillas.

Si bien la cinta se estrenó en 1996, todo comenzó a gestarse cuatro años antes. En 1992, en un comercial de Nike del Super Bowl, la final del campeonato de fútbol americano en Estados Unidos, Jordan y el conejo animado aparecían derrotando juntos en un partido de baloncesto a un grupo de abusadores. Todo para promocionar las zapatillas del ídolo deportivo. "Este puede ser el comienzo de una hermosa amistad", dice al final el personaje de animación. El agente de Jordan llevaba años tratando de convencer a diversos estudios sobre el potencial que tenía el jugador para realizar una película, sin mucho éxito. El spot publicitario fue la llave para que lo tomaran en serio.

El mismo director del comercial, Joe Pytka, fue el encargado para ponerse detrás de cámara del proyecto. La cinta sigue la historia ficticia de qué pasó luego que Jordan se retirara del baloncesto, entre 1993 y 1995, mostrando al deportista aliándose con los Looney Tunes -y Bill Murray, interpretándose a sí mismo- para derrotar en un partido a un equipo de alienígenas, conocidos como los Monstars, que le robaron su talento a varias figuras de la Tierra.

A pesar de las críticas -el legendario director de los Looney Tunes, Chuck Jones, la tildó de "terrible"- Space Jam revivió el interés de la audiencia por los queridos personajes animados de Warner, y cimentó el legado de Jordan como una figura ineludible de la cultura pop, a tal punto que sigue siendo uno de los atletas mejor pagados del mundo, a pesar de haberse retirado hace casi diez años.

Esta semana, la cinta celebró sus 20 años, mirando no sólo su impacto en la industria del cine y la moda (la clásica camiseta del equipo de Jordan y Bugs Bunny aún está a la venta), sino que además adelantando un poco de su futuro. La página de Twitter de la marca de zapatillas del deportista, las Air Jordan, fue "tomada" por los Monstars, con breves teasers anunciando que estaban de regreso. Inicialmente, se trata de un comercial para el merchandising conmemorativo del aniversario por parte de Nike, pero comenzó a circular la interrogante sobre si se tratará de una próxima confirmación de una secuela.

Van años donde el rumor de la existencia de Space Jam 2 es cada vez más fuerte. Según la revista The Hollywood Reporter, el proyecto es una realidad, y estaría protagonizada por el mayor ídolo del baloncesto actual, LeBron James, pero Warner aún no ha confirmado la información. A pesar de eso, ya existe una fecha tentativa para el regreso de los Loney Tunes y el básquetbol a la pantalla grande: 2019.

Comenta