La radio sin dial

La presencia de las emisoras que sólo transmiten a través de internet ha aumentado de manera considerable en los últimos años. Todo, gracias a una forma diferente de hacer radiodifusión, orientada a un público más conectado y que ofrece temáticas y música que no tienen espacio en las emisoras tradicionales.

Video Killed the Radio Star (el video mató a la estrella de radio) fue el nombre del primer videoclip transmitido por MTV en 1981. La canción interpretada por el grupo británico The Buggles era el mensaje perfecto que el naciente canal de música quería emitir: la radio murió en la nueva era de la televisión por cable.

Desde entonces han pasado más de treinta años y el mundo siguió avanzando. Internet apareció y MTV perdió su reinado frente a YouTube; los cassettes dieron paso a los CD que a su vez fueron reemplazados por los MP3. Napster nació, creció y murió y los programas de descargas ilegales se convirtieron en un dolor de cabeza para los sellos discográficos, mientras los podcasts facilitaron la manera de difundir archivos de audio y la música cayó en un difuso terreno donde las presentaciones en vivo salvaron los bolsillos de los artistas. En ese nuevo contexto, donde las tecnologías facilitaron el acceso a los contenidos de manera directa por parte de los usuarios, el ciclo se reinició y la radio vuelve a reflotar. Esta vez en formato digital.

Según el Primer Informe Panel Online, publicado en 2013 por el think tank TrenDigital, el 38% de los universitarios de Chile se conecta una o más veces al día a una radio online. ¿Cuál es la diferencia con la vieja radio que acompaña las tediosas horas punta en el auto? Estas emisoras no requieren antenas, repetidores ni de ese número de frecuencia en el dial que uno memoriza para sintonizar la estación favorita, sino que difunden todo su contenido a través de internet.

En los últimos tres años, esta forma de hacer radio ha crecido de manera explosiva. Desde emisoras independientes y de nicho como www.todosjuntosradio.cl, www.larockola.cl y la www.radioqueleo.cl -perteneciente a la popular librería- hasta verdaderos proyectos comerciales como www.niuradio.cl, www.rinoceronte.fm, molecula.cl/radio y subela.cl han ganado rápidamente auditores cautivos y fieles.

La web vs. el dial
Una de las ventajas de la plataforma online es clara. Al no requerir equipos radiales análogos ni una concesión de frecuencia en el dial, levantar una nueva emisora se vuelva una labor mucho más sencilla. Sergio “Keco” Esparza, director y creador de La Rockola, radio que lleva ocho meses funcionando, tardó sólo un mes entre iniciar el proyecto y ponerlo al aire. Funciona desde Valdivia, pero recibe programas hechos desde Santiago y tiene contacto directo con su incipiente número de seguidores en todo Chile. “Puedes transmitir desde cualquier lado. Hacemos programas desde un bar donde hay música en vivo, por ejemplo. En una radio de antena por aire tendrías que tener un transmisor al lado. Es mucho más difícil”, dice.

Hoy cualquiera que tenga el equipamiento mínimo para grabar un programa y colgarlo a la web puede desarrollar una radio online. No hay una entidad reguladora ni una organización gremial como lo es la  ARCHI para las emisoras análogas, por lo que es difícil tener un catastro de cuántas aparecen cada año. La única normativa legal que deben cumplir es pagar los derechos de autor de las canciones que se ponen al aire.

Una libertad de acción total, que ha permitido que las radios digitales se diferencien en los contenidos que emiten. “Acá proponemos un discurso propio, con contenido que no tiene espacio en el dial. Un ejemplo claro es nuestro programa Ciudad Cola, enfocado a temáticas sexuales y sociales en la comunidad gay, que marca nuestro peak de sintonía. También tenemos la libertad de poner la tercera o cuarta canción de un disco que a veces sentimos que son mejores que los singles”, explica Juan Manuel Margotta, director de Súbela Radio.

Alejandra “Jani” Dueñas, locutora del programa Dueñas de Nada, de radio Molécula, siente que esta autonomía es la gran diferencia de las radios online: “El gran aporte es la libertad editorial. Todo lo que puedes hacer y decir sin que nadie te censure. Es un espacio abierto para probar, equivocarte e intentar cosas que en medios tradicionales sería muy engorroso, ya que ahí muchas veces estás regido por lo que mandan los auspiciadores”.  

La flexibilidad ha permitido proyectos nacionales innovadores como Niu Radio, que no tiene una sino seis señales distintas, según estilos de música: NiuPop, NiuBelle, NiuIndie, NiuRock, NiuBit y NiuCl (esta última, de música chilena) con contenido diferenciado para cada una. Un formato único en Latinoamérica que también requiere de una infraestructura mayor. “Aquí todos los implementos técnicos hay que multiplicarlos por seis”, señala Carlos Müller, director ejecutivo. Aunque esto también trae mayores flexibilidades comerciales: “Podemos segmentar las marcas, según el público objetivo de cada señal. Por ejemplo, si es una marca de ropa para jóvenes tenemos NiuPop, por lo que el avisador gasta su presupuesto sólo en esa señal”, agrega.

Aunque es un mercado incipiente, la competencia entre radios online por público y avisadores es cada vez más fuerte. La ventaja digital por sobre las análogas es que se puede monitorear en tiempo real el número de auditores, desde qué lugar escuchan y a través de qué dispositivo lo hacen, algo que llama la atención de las marcas comerciales. “Cuando vas en el auto y escuchas un aviso que te interesó, tienes que llegar a la oficina y acordarte de lo que escuchaste. Acá estás a un click de distancia de todo. Hay una mayor fidelidad en el circuito público-radio-auspiciadores”, comenta Margotta.

Pero la tradición de la radio de frecuencia modulada y el cariño que la gente le manifiesta es un hueso duro de roer, por lo que las nuevas emisoras online han tenido que educar a su público a nuevos horarios y espacios. “Hay algo que se llama burbujas de ocio, que es a la hora del taco, por ejemplo. Ese es el momento en que se escucha radio. En un principio poníamos nuestros programas en esas burbujas, pero nos dimos cuenta de que el mejor horario para escuchar una radio online es cuando la gente está conectada, estática, como cuando está en la oficina”, relata Bárbara “Barbie Q” González, locutora y productora del programa La Silla Eléctrica del Rock, de Todos Juntos Radio. “También nos diferenciamos por la parrilla musical. Las radios tradicionales tienen mayor control por parte de los sellos, por lo que suelen repetir la misma música. Nosotros capturamos el nicho de la gente que está cansada de escuchar siempre lo mismo”, agrega.

“Aquí operamos con otras lógicas de difusión. Para publicitarse, una radio tradicional puede usar la televisión o un aviso en la vía pública. Como nuestros auditores están conectados a internet, usamos mucho las redes sociales. Hay una relación directa con el auditor, donde minutos antes anuncias qué vas a tener en el programa y respondes sus inquietudes directamente”, opina Dueñas.

Vocación emergente  
Desde sus inicios, el vínculo entre radio y música ha sido más que estrecho. Pero en un escenario actual donde es difícil darles cabida a todos los nuevos exponentes independientes, las radios online se están convirtiendo en una plataforma de difusión vital para los músicos chilenos emergentes.

Todos Juntos Radio, creada por el locutor radial y de televisión Rolando “Rolo” Ramos, tiene un enfoque claro: promover música chilena, sobre todo la que no aparece en los medios tradicionales. “Obviamente a mí me gusta Violeta Parra o Víctor Jara, pero la identidad musical del país tiene que ir en evolución”, señala, remarcando que no sólo es necesario difundir su música, sino que también darles el espacio a los nuevos exponentes para que hablen de su trabajo y anuncien tus tocatas. “Salimos a buscar bandas.Y no lo hacemos como lo hace la mayoría que ve quiénes van a tocar y, si hay alguien conocido, van. Todo lo contrario: si vemos el nombre de una banda que nunca habíamos escuchado, vamos, sacamos fotos y los invitamos a la radio”, comenta Bárbara González.

INJUV.fm es el nombre de la emisora online del Instituto Nacional de la Juventud. Lleva sólo un mes al aire y su parrilla musical también está destinada a músicos independientes. “La programación se basa 100% en nuevos creadores, tanto latinoamericanos como chilenos. Es un 40% de música extranjera y un 60% de chilena”, explica Tiare Galaz, coordinadora de la radio. Y hasta ahora van en  20.700 conexiones. “Hemos tenido buena llegada con los grupos, siempre recibimos nuevas canciones y discos. Tenemos recopiladas 40 horas de música nacional emergente”, señala María José Sánchez, locutora y programadora de la emisora.

Las bandas agradecen el espacio. Fernando “Mono” Molina es baterista de las bandas Los Makana y Bruto. A pesar de que ambas agrupaciones han sacado discos en los últimos años, comenta que es difícil la difusión radial: “Nosotros tocamos rock. Hay sólo dos radios FM especializadas en el género y casi no tocan música nacional. Con las radios online, llegamos a gente que busca música nueva”.

La parrilla de las radios online, con grupos desconocidos y que recién están comenzando, puede parecer poco atractiva frente a los artistas consagrados que dominan el dial. Pero para algunos, como Bárbara González, esto acabará atrayendo a más auditores. “En un punto, las radios FM terminarán siendo más informativas que medios de entretención. Ahora mismo uno puede ver que los programas de música han sido disminuidos por los programas de noticias o tendencias. Mucha gente que quiere escuchar música se está mudando a las radios online”, argumenta.

Para “Rolo” Ramos, el nacimiento de nuevos programas de música, que descubren y comparten nuevos artistas a través de la red, reposiciona a la radio en un nuevo rol musical en la era digital. “Se habló nucho de que la radiofonía se iba a perder porque toda la información que está al alcance. Está YouTube, SoundCloud y varias formas de descargar discos de manera directa. Pero  necesitamos que alguien nos guíe y nos diga qué es bueno. La radio cumple esa función”. 

Seguir leyendo