PDI accede a correos de Bancard y fiscal espera análisis para zanjar destino de caso

fiscal Guerra

Luego de interrogar a Piñera el jueves, fiscal Guerra no descartó volver a pedir su testimonio. Sin embargo, dijo que aún no hay indicios de delitos atribuibles al ex mandatario.




Hace algunas semanas, efectivos de la Brigada de Delitos Funcionarios, Bridef, tuvieron acceso a los correos de Nicolás Noguera, gerente general de Bancard, el family office de Sebastián Piñera.

La diligencia se enmarca en la causa abierta contra el ex mandatario por una querella del diputado PC Hugo Gutiérrez, quien acusó a Piñera de delitos de negociación incompatible e información privilegiada a raíz de la inversión que Bancard realizó en la pesquera peruana Exalmar mientras Chile litigaba con Perú en La Haya y él estaba en La Moneda. Una indagatoria que luego se amplió a las acciones que la familia del ex gobernante mantuvo en el proyecto Minera Dominga.

Luego de que Noguera accediera, de manera voluntaria, a que los policías extrajeran los correos vinculados al caso -y detectados mediante el uso de palabras claves en la búsqueda-, el Ministerio Público comenzó un exhaustivo análisis de los mensajes.

Con la revisión de los correos se busca verificar si el ex mandatario estuvo, de alguna forma, al tanto de los negocios de Bancard.

El resultado de la pericia, junto con un informe detallado de la PDI que incluye las declaraciones como testigos de la esposa del ex mandatario, Cecilia Morel, y la hija de ambos, Magdalena Piñera, aún no se encuentran en manos del fiscal a cargo de caso, Manuel Guerra.

Pese a eso, Guerra descartó que el interrogatorio que efectuó el jueves a Piñera hubiese sido prematuro, considerando que aún no se conoce el resultado del análisis.

"No, no es temprano. Es un tema que se venía planteando desde hace un tiempo", afirmó. "Nos pareció que era lo adecuado porque tenemos los elementos de juicio para su declaración y él respondió todos los puntos", señaló Guerra.

Un día después del interrogatorio a Piñera, el fiscal también afirmó que por el momento no ve la existencia de delitos en la causa. "Lo que tenemos hasta el día de hoy no nos da cuenta clara de la existencia de un delito que se le pueda atribuir al ex presidente", afirmó el investigador, explicando que esa es la razón por la cual no se ha formalizado la investigación.

Las palabras del fiscal fueron destacadas por el propio Piñera, quien en medio de su despliegue de campaña afirmó, desde Concepción, que el fiscal podría terminar sobreseyendo la causa. "El fiscal Guerra, después de más de seis meses de una exhaustiva investigación, ha confirmado y reafirmado una vez más que no existen antecedentes de ningún delito y ninguna participación irregular de mi parte (...) Se tendrá que sobreseer completamente esta causa".

Guerra explicó que está a la espera de los resultados de varias diligencias para tomar una determinación respecto del destino de la investigación. "Tenemos ciertas diligencias pendientes y estamos esperando su respuesta por parte de la policía. Una vez que eso se encuentre suficientemente agotado estaremos en condiciones de hacer una análisis definitivo", dijo. Recordó, además, que el sistema procesal contempla tres alternativas: formalizar, sobreseer o no perseverar.

Sin embargo, no descartó que los tiempos para esas definiciones puedan alcanzar las elecciones primarias del 2 de julio. El persecutor tampoco desestimó la posibilidad de que Piñera sea requerido a un segundo interrogatorio. "Si fuera necesario tomarle una nueva declaración, a partir de nuevos antecedentes que lleguen, tendríamos que hacerlo", afirmó Guerra.

Por su parte, el abogado querellante en la causa, Fernando Monsalves, dijo esperar que la fiscalía profundice la investigación y no la cierre de forma prematura. "En delitos de esta naturaleza pareciera más que pertinente que se pericie no solo los correos del gerente general, sino que de todos aquellos trabajadores que tuvieron acceso a esa información", dijo.

Comenta