Servicio de Salud asegura que huelga de hambre en ex Posta Central provoca "suspicacia"

"Esto se presta para suspicacias", señaló a <b>La Tercera</b> el director del Servicio de Salud Metropolitano Central, después de que no encontraran en el recinto hospitalario a los siete funcionarios en huelga de hambre.




Después de que 11 funcionarios del Hospital de Urgencia de Asistencia Pública (Huap), o ex Posta Central, fueran despedidos, y que generara que siete trabajadores iniciaran hace seis días una huelga de hambre, el director del Servicio de Salud Metropolitano Central, Fernando Benavente, aseguró que en el día de hoy los huelguistas no se encontraban en el lugar dipuesto para ello. 

Benavente indicó a La Tercera que "para gran sorpresa nuestra (los trabajadores) no estaban en el lugar que escogieron para pasar la huelga, buscamos a las personas y no los encontramos. Evidentemente la credibilidad cae al negarse a ser atendidos y a no estar en los lugares".

"Esto se presta para suspicacias", aseguró Benavente, quien señaló que los trabajadores aparecieron horas después en el hall del recinto asistencial, lugar donde se encontraba el mobiliario para realizar la huelga.

Asimismo, el director sostuvo que "nos llama la atención profundamente que el personal en huelga no haya querido ser chequeado ni revisado por los médicos, para revisar su estado de salud". Y añadió que "de acuerdo a lo que estipula el derecho internacional, nosotros enviamos médicos para chequear el estado de salud de los huelguistas, pero ello se negaron".

Respecto a las negociaciones, la autoridad dijo que no se ha podido avanzar en la materia ya que los movilizados no han querido dialogar ni deponar la huelga. "Lo que han hecho es poner una medida de presión para que las autoridades hagan lo que están pidiendo, pero no hay dialogo ni negociación. Quieren extorcionar el proceder regular", manifestó.

Por otra parte aseguró que no hay más de 20 o 30 personas en paro, y que los servicios de la ex Posta Central y el Samu están funcionado con normalidad.

Comenta