Toma de mina en Lota y marcha de médicos marcan día 21 de paro

imagen-mina

Al Chiflón del Diablo ingresaron 10 funcionarios públicos. Tres iniciaron una huelga de hambre. Más de mil galenos se movilizaron, exigiendo al gobierno una pronta solución al conflicto.




"Creemos que cortar calles y salir a marchar no fue suficiente para exigirle al gobierno", dijo Mario Córdova, dirigente del Colegio de Profesores de Lota y uno de los 10 funcionarios públicos que hoy se tomaron la mina Chiflón del Diablo en esa ciudad para presionar al gobierno a entregar un reajuste salarial superior al 3,2% hasta hoy ofrecido por el Ejecutivo.

Se trata de seis hombres y cuatro mujeres, entre 45 y 60 años, donde hay profesores, asistentes de la educación y funcionarios del ámbito de la salud, que bajaron hasta los 300 metros del yacimiento que hoy se usa para fines turísticos. Dos de ellos son diabéticos y otros tres decidieron comenzar una huelga de hambre, por lo cual tienen visitas periódicas de personal de salud.

"La gente que legisla se sube el sueldo de un día para otro, y nosotros que llevamos más de 10 días en la calle aún no nos dan nada", agregó Córdova.

Con la misma finalidad de presión, hoy más de mil médicos en la Región Metropolitana marcharon para solidarizar con los empleados públicos.

La denominada "Marcha de los delantales blancos" partió en el Colegio Médico, ubicado en calle Esmeralda, y avanzó hasta el Palacio de La Moneda, donde los profesionales entregaron una carta a la Presidenta Michelle Bachelet, describiendo la difícil situación de hospitales y consultorios del país por la falta de personal médico.

Eso ha significado suspender, según el Ministerio de Salud, al 14 de noviembre, 31.624 consultas de especialidad y 8.047 cirugías electivas. Es por ello que los galenos advierten que la situación no resiste otra semana más de paralización y llamaron a las autoridades a resolver con prontitud el problema. "Queremos que haya diálogo y soluciones de inmediato, para que se pueda suspender el paro", dijo Enrique Paris, presidente del gremio.

Hoy, el secretario de la Agrupación de Médicos de la Atención Primaria, Camilo Bass, agregó que en los consultorios hay más de 300 mil pacientes sin atención.

Una marcha que se replicó en las principales ciudades del país. En Valparaíso, los galenos llegaron hasta el frontis del Congreso para manifestarse junto a funcionarios del sector público ubicados en ese lugar. En la V Región se han postergado 1.600 cirugías y tres mil atenciones médicas.

En Concepción, la manifestación convocó a cerca de 40 médicos que llegaron hasta el Hospital Las Higueras, en Talcahuano.

Otros focos

La paralización de los empleados públicos no afecta sólo la salud. La recolección de basura a cargo de los municipios también es uno de los focos del conflicto. En Valparaíso se estima que alrededor de 120 toneladas de desechos se encuentran acumuladas en distintos sectores del Puerto. Por ello, la Seremi de Salud instruyó un sumario sanitario y entregó plazo de 24 horas al municipio para tomar medidas.

En sesión extraordinaria, el concejo municipal autorizó la contratación de servicios de la empresa Cosemar para el despeje de calles y el retiro de basura domiciliaria, por un monto de 40 millones de pesos.

En Valdivia, el municipio instruyó un plan extraordinario de recolección de basura, que ha permitido recopilar en los últimos cinco días casi dos mil toneladas de desechos, tanto en los sectores urbanos como rurales de la comuna.

En tanto, organismos como el Servicio Nacional de Menores adhirieron al paro, pero no realizaron tomas, por lo que no registraron mayores problemas. Desde la institución señalaron que hubo turnos éticos en casi todas las regiones.

Situación similar se vivió en el Servicio Médico Legal (SML). Desde la entidad explicaron que las autopsias se llevaron a cabo con normalidad, al igual que las pericias sexológicas y las lesiones más graves. Sin embargo, precisaron que los trámites que no fueran urgentes se estaban reagendando. En el Centro de Justicia, en tanto, no hubo inconvenientes en las realizaciones de las audiencias ni en el traslado de los imputados. Ello, pese al llamado de algunos dirigentes de suspender todas las actividades entre las 12 y las 14 horas.

Comenta