Transantiago tendrá nuevo servicio directo al aeropuerto

Licitación define tramo entre Renca y Pudahuel. Otro trayecto llegará al área de servicios de la terminal.

Por primera vez, un servicios de buses del Transantiago unirá de manera directa a comunas vulnerables de la capital con el aeropuerto de Pudahuel. Se trata de una de las exigencias que hará el Ministerio de Transportes a las empresas que participen en la licitación del sistema, reglas que están fijadas en los documentos técnicos publicados ayer por la cartera, a semanas de que se inicie la licitación.

La cartera de Transportes aún no puede abrir la convocatoria, pues la Contraloría no ha visado las bases. Sin embargo, los contenidos dados a conocer describen las avenidas por donde pasarán los recorridos en las seis unidades de negocios o áreas geográficas definidas; el esquema de pago para los privados y el tipo de vehículos que deberán tener.

El análisis detalla los trazados de los servicios. Uno es el recorrido B34, que circulará entre el aeropuerto y Renca. A este se suma el servicio 428, que iniciará en La Cisterna y llegará al sector de Enea, cercano a la terminal.

La idea es facilitar los viajes a los trabajadores del recinto aéreo, los que deben pagar pasajes que ascienden a $ 850 en buses privados.

La ministra de Transportes, Paola Tapia, dijo que se busca dar una mayor conectividad entre ese punto estratégico y el resto de la capital. “Esto va en la línea del trabajo que estamos haciendo con el Ministerio de Obras Públicas, cartera con la que estamos estudiando la implementación de un servicio de buses del Transantiago hacia el aeropuerto”.

Juan Carlos González, gerente de Transurbano, sostuvo que “ojalá que se pueda conectar a la mayor cantidad de comunas posibles. El paro de los taxis y los trabajos en los estacionamientos demuestran lo importante de contar con alternativas, no sólo en precio, sino que también de conectividad”.

El ministerio también hará exigencias sobre la oferta mínima que deberán tener los operadores del Transantiago. Esto se expresa en las denominadas “plazas” o pasajeros (sentados o de pie) que deberán trasladar los vehículos. Por ejemplo, la firma que se adjudique la Unidad 8 deberá tener 1.710.560 millones de plazas disponibles diariamente; en el caso de la Unidad 6, se le exigirán 1.526.977 cupos. Con estas referencias, las empresas deberán calcular la flota que necesitarán para cumplir estos requisitos.

En el informe también se define la extensión de los recorridos: el más extenso seguirá siendo el 712, con 97,7 kilómetros, el que conecta a Puente Alto y Recoleta. Le seguirá en extensión el servicio 434, entre el sector de Bajos de Mena (Puente Alto) y La Dehesa (Lo Barnechea), con 82,1 kilómetros de largo. También se exige la cobertura del servicio 401, que posee 75 kilómetros, entre Maipú y Las Condes.

En las bases técnicas se solicita a las firmas, además, que las flotas tengan un máximo de cinco años de antigüedad, en promedio. Por ello, se precisa que cada vehículo no deberán tener más de siete años de fabricación. Transportes también pide que los buses nuevos posean un sistema de contadores de pasajeros, es decir, sensores que captan cuántos usuarios suben a la micro. Las imágenes que se capten serán cruzadas con los pagos con la bip!, lo que muestra cuánta gente canceló.

Seguir leyendo