Una imagen que todos sus protagonistas quieren olvidar

Roberto Fantuzzi y sus invitados se disculparon por un regalo que provocó un rechazo generalizado.

Las redes sociales se atiborraron de críticas; diarios internacionales como The Guardian y El País la convirtieron en noticia global y los protagonistas de la imagen se arrepintieron de haber estado donde estuvieron, el martes en la noche. Fue en la reunión anual de la Asociación de Exportadores y Manufacturas, Asexma, donde su presidente, Roberto Fantuzzi, obsequió sus tradicionales y contingentes regalos a sus invitados. Al ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, le entregó una muñeca inflable con un mensaje sugerente: para estimular la economía. Los premiados rieron juntos y se fotografiaron, cada cual, con sus presentes.

En la mañana, varios, si no todos, se habían arrepentido. Fantuzzi ofreció disculpas públicas, lo mismo que Céspedes. “Lo que corresponde en este tipo de situaciones es pedir las disculpas por la situación que se ha producido, perdón por mi accionar”, dijo Céspedes. Además del titular de Economía, en la imagen estuvieron el ministro de Energía, Andrés Rebolledo; el vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitran, y los precandidatos presidenciales José Miguel Insulza y Alejandro Guillier. Eduardo Bitran tuiteó que el regalo era de pésimo gusto y agregó: “Lamento haber estado en foto”.

Los dos presidenciables también se desmarcaron del evento en el que estuvieron. Tras las repercusiones, Guillier escribió en Twitter que “lamentamos incidente en Asexma” y que “condenamos todo tipo de discriminación y violencia de género, incluso la simbólica”, mientra Insulza comentó que “mi postura contra el machismo y la violencia de género es antigua y conocida, lamento y rechazo lo ocurrido en la junta de Asexma”.

La contrición principal fue la de Fantuzzi: “Cometimos un grave error en un chiste malo”, dijo al iniciar la conferencia que debió dar al mediodía, tras el revuelo ocasionado. Fantuzzi repitió que fue un error garrafal e intentó una excusa basada en la edad. “Todos saben que soy de una generación relativamente vieja, los jóvenes tienen hoy día otra percepción de los hechos”, sostuvo el dirigente, quien afirmó que un comité creativo de Asexma decidía los regalos, pero que él se hacía responsable.

Una de las personas que estuvieron presentes en la cena cuenta que nadie reparó, en ese momento, en el rechazo generalizado que el polémico regalo generaría. Al contrario, todos rieron y se sumaron sin resquemores a la fotografía colectiva. Antes, incluso, Asexma mostró un video promoviendo la inclusión de la mujer en el mercado del trabajo y llamando a la no violencia. En las conversaciones de despedida, dice un protagonista de los hechos, no se habló de la muñeca inflable, pero sí se preguntaron si las autoridades debían o no aceptar algunos de los obsequios entregados por los privados a las autoridades. Por ejemplo, la bicicleta que recibió el ministro de Energía, Andrés Rebolledo. Céspedes dijo en la mañana que no se llevó la muñeca inflable.

Reproche presidencial

La polémica generó un vendaval de reacciones. La clase política en pleno, precandidatos, ministros, dirigentes partidarios y hasta la Presidenta de la República expresaron su molestia (ver reacciones). “La lucha por el respeto a la mujer ha sido un principio esencial en mis dos gobiernos. Lo ocurrido en la cena de Asexma no se puede tolerar”, escribió Michelle Bachelet en su Twitter. La molestia de la Jefa de Estado no quedó ahí. Tras participar de una actividad pública en la que también estaba Céspedes, la Presidenta se dio el espacio para responder a las consultas de la prensa, algo que, por lo general, evita hacer. “Por cierto que para mí no es novedad que en Chile haya machismo, sexismo, incluso en algunos casos misoginia. Todas las mujeres lo hemos vivido en más de alguna oportunidad. Creo que es inaceptable y espero que no sólo se pidan disculpas a este respecto, sino que se haga una reflexión profunda: cómo es posible”, afirmó. La ministra del Sernam, Claudia Pascual, también refrendó lo mismo: hay que promover la economía, señaló, pero sin usar a las mujeres como “objeto sexual para chistes machistas”.

Céspedes ofreció a primera hora, en Radio Cooperativa, excusas por lo acontecido. Más tarde se comunicó telefónicamente con la Presidenta Michelle Bachelet, quien, de acuerdo al relato del propio ministro, le expresó que dicha situación no correspondía. Visiblemente afectado, Céspedes insistió en que el incidente “no se condice con el respeto y la dignidad a las personas, sobre todo a las mujeres”. Junto a ello, explicó que él no sabía que recibiría ese regalo: “Esa situación me pilló de sorpresa y mi reacción no fue la adecuada, y pido las disculpas”. Desde Economía dijeron que ellos fueron informados de que Asexma le regalaría una almohada al secretario de Estado para representar -según la versión que entregan en esa cartera- “los sueños de 2017”.

Seguir leyendo