Vampiro de Bodenhöfer da violento giro a Conde Vrolok

El actor revela los detalles de su papel, que debuta la próxima semana en la teleserie nocturna de TVN. "No tiene escrúpulos, no tiene moral", explica el intérprete.<br>




"Es malo, malo... Y va a correr mucha sangre en Santa Bárbara", amenaza Bastián Bodenhöfer sobre su papel en Conde Vrolok, el de un vampiro terrible que marcará el tramo final de la historia nocturna de TVN. La criatura aparecerá por primera vez en pantalla durante la próxima semana. Y el actor de 53 años detalla que "es un vampiro viejo, que tiene mil 200 años. Fue amigo y tutor de Vrolok (Alvaro Rudolphy) hace muchos años, pero él (Vrolok) lo abandonó, entonces, lo ha buscado por todo este tiempo para vengarse".

Hace cinco años que Bastián Bodenhöfer no actuaba en el canal público. Y ahora lo hace con un look calvo. Ojeroso. Con este personaje sacado de una pesadilla de Drácula. Se trata del Barón Lucio Martino. El es italiano. Y Pablo Illanes, guionista de la telenovela que finaliza en mayo, cuenta que "es el vampiro más antiguo del que se tiene memoria. Un ser despiadado, retorcido y que no le teme a absolutamente nada. A diferencia de los demás, Martino carga con una cruz pesada: por su antigüedad sí presenta los rasgos del vampiro convencional, como aversión a la luz. Vive de noche y lo ahuyentan los símbolos sacros". Agregando sobre su papel en la teleserie que "su misión es destruir a Domingo Vrolok y eliminar todo lo que lo rodee. Es decir, a Montserrat (Luz Valdivieso), Emilia (Francisca Lewin), la hija de Emilia (que aún no nace) y al pueblo entero. No actúa solo, tiene un ejército de las tinieblas formado por soldados vampiros".

SUS INSPIRACIONES
Bodenhöfer comenta que aceptó el desafío, porque "me pareció muy interesante personificar, de partida, a un vampiro a la antigua. Además, siempre es atractivo interpretar este tipo de personajes y que, en este caso, es antagónico". La inspiración para construir el papel, comenta, la sacó del cine: "Vi muchas películas, desde las clásicas como Drácula, hasta las más modernas. De ahí fuí sacando algunos elementos que me parecían interesantes, junto con una creación propia".

Sobre estar en una producción que ha llevado a la pantalla temas complejos, responde que "va de acuerdo a una teleserie nocturna, que se da en un horario para mayores. Son temas que nos incumben y es bueno tocarlos... Y me ha gustado cambiar de horario, por estas temáticas más complejas". Y continúa describiendo la ilimitada maldad de su rol: "Martino es un tipo que no tiene escrúpulos, no tiene moral, es irónico, mentiroso, pero al mismo tiempo, romántico y sensible... Realmente llega a dejar la escoba al pueblo".

Bodenhöfer tuvo su último rol en una teleserie de TVN en 2000, como Jacinto en Santoladrón. Luego participó en producciones como Geografía del deseo (2004) y Loco por ti (2005). Después decidió emigrar a Canal 13, donde tuvo su último rol el año pasado en Cuenta conmigo. Y ahora, con respecto a su futuro, después de Conde Vrolok, el intérprete adelanta que "el reencuentro ha sido muy bonito. Volver a ver las caras de personas con las que compartí durante muchos años. Y voy a estar en el proyecto de la próxima nocturna, que va a ser dirigida por Italo Galliani".

Desde su estreno, en octubre pasado, la historia de vampiros ha promediado 20,1 puntos de sintonía (según datos entregados por Time Ibope). Mientras que su competencia, Mujeres de lujo, en Chilevisión, lleva una sintonía promedio de 16,4, desde su primer capítulo, emitido en enero pasado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.