A propósito del infanticidio

Aborto



SEÑOR DIRECTOR:

Mary Anne Warren, filósofa ícono en la defensa del aborto, argumentó: “No hay ningún derecho por parte de una mujer embarazada que pueda superar el derecho a la vida de una persona inocente”. Por esta razón, para justificar el aborto, todo su razonamiento fue tratar de probar que el niño no nacido, no es persona. ¿Sus razones? Solo son personas aquellos seres humanos que tienen autoconciencia, capacidad de razonamiento, de comunicación y actividad automotivada.

Warren reconoció que consistente con este razonamiento, los niños en edad temprana tampoco califican como personas y, por tanto, carecen del derecho inalienable a la vida. Sin embargo, reconoce la violenta carga emocional que conlleva matar a un ser humano ya nacido.

La prensa internacional reportó que un comité de la Asamblea Estatal de California aprobó un proyecto de ley para despenalizar el infanticidio de los recién nacidos durante el período perinatal (7 a 28 días tras el nacimiento), por “acciones o negligencias relacionadas con el embarazo o el real, potencial o presunto resultado del embarazo”. Así, por primera vez se amplía la perspectiva de los filósofos actualistas. Esto hace visible la debilidad y la tragedia de no reconocer que todos los miembros de la familia humana son personas independientes de su etapa de desarrollo y de las posibilidades de ejercer su racionalidad.

Consideramos importante poner este tema en nuestra sociedad, tanto más cuando el infanticidio tiene relación con la argumentación que se ha tenido para incorporar el aborto libre en la propuesta constitucional.

Patricio Ventura-Juncá

Manuel J. Santos

Instituto de Bioética Universidad Finis Terrae

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.