Cifras más, cifras menos



SEÑOR DIRECTOR

Tener sentido de realidad de las cosas, que algunos denominan “tener calle”, está de la mano con tener noción de la magnitud de las cosas. Un ejemplo, mi auto tiene un estanque de bencina que se llena con 50 mil pesos, si destino 51 mil o 49 mil pesos, es irrelevante, pero jamás podré decir que mi auto gasta 50 mil millones de pesos por carga. Eso sería francamente ridículo, es más, daría cuenta que nunca me he hecho cargo de mantenerlo con combustible.

Cualquier persona que quiera pretender ser autoridad de la República debe sentido de magnitud, de lo contrario las políticas públicas que pretenda implementar estarán destinadas a fracasar. No saber de cifras significa que no hay calle, que no hay sentido de realidad, que no hay proporción de los costos y eso es peligroso. En definitiva, cifras más, cifras menos, los números sí importan.

Jaime González

Abogado

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.