Consejos de Cuenca

(AP Photo/Scott Sonner, File)



SEÑOR DIRECTOR:

En línea con los ánimos refundacionales que ha exhibido la Convención Constituyente desde sus inicios, el día sábado anterior asistimos a lo que podríamos catalogar como la “muerte” de las juntas de vigilancia de aguas, entidades centenarias cuyo arduo y silencioso trabajo ha permitido a nuestro país alcanzar sus actuales niveles de desarrollo. Su eventual reemplazo por los denominados “Consejos de Cuenca”, de composición y objeto bastante difusos, pero de esencia eminentemente política, echa por la borda todo el conocimiento y experiencia técnica propias de nuestras entidades, y desconoce los esfuerzos que éstas han venido realizando en los últimos años en torno a la gestión integrada de recursos hídricos.

Vemos con profunda preocupación cómo la gestión hídrica de las diversas cuencas quedará entregada a la existencia (o inexistencia) de acuerdos políticos entre los miembros del Consejo respectivo, lo que auguramos solamente perjudicará a los distintos usuarios de aguas, tanto actuales como futuros.

Solo queda esperar que quienes sean llamados a votar esta nueva propuesta constitucional puedan sopesar, al momento de revisar su borrador, el importante efecto que, de aprobarse éste, se generará en la gestión futura del recurso hídrico en nuestro Chile.

Fernando Peralta Toro

Presidente Confederación de Canalistas de Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.