Convivencia escolar

Imagen REPITENCIA ESCOLAR_03



SEÑOR DIRECTOR

Junto con el inicio de clases, hemos sido testigos de algunos eventos de inusitada violencia, como ciberacosos o amenazas de índole sexual. Después de dos años de espacio escolar interrumpido, este lugar seguro que quisiéramos fueran las aulas, nos esconden complejidades que deben ser abordadas.

¿Cómo hacerlo? No podemos decir que los adultos estemos dando un ejemplo de buenas prácticas de convivencia, desde la guerra internacional hasta la contingencia nacional política y social, carecemos de los puentes necesarios para dialogar. Cualquier esfuerzo que hagamos en pos del desarrollo de nuestros niños, niñas y adolescentes (NNA) pareciera que tendrá que partir desde los adultos.

Las ciencias de la prevención nos muestran que para prevenir comportamientos problemáticos en NNA es necesario abordar los factores de riesgo y protección que se encuentran en los diferentes ambientes que los rodean: comunidad, familia, pares, escuela. En todos estos espacios, los adultos somos clave para generar las condiciones apropiadas de desarrollo y, por ello, somos nosotros los que debemos incorporar herramientas para la convivencia. Programas como “Parentalidad que Motiva con Ternura y Optimismo” o “Familias Unidas”, que trajo la fundación desde Estados Unidos y se adaptó a la realidad chilena, nos muestran que somos los padres, madres y cuidadores, regulados en nuestras emociones, quienes podemos tender los puentes para escuchar a nuestros NNA, validarlos en su sentir, salir de los juicios y proponerles acuerdos de convivencia que apunten a resolver sin violencia las situaciones que enfrentan diariamente.

¿Queremos menos violencia en nuestras escuelas? Pues preocupémonos de la forma en que nos relacionamos con nuestros NNA. Solo cuando seamos adultos significativos en su vida, ellos y ellas estarán dispuestos a adherir a nuestra propuesta. Cuando lo hagan, ¿estaremos también nosotros en la senda de la paz?

Raúl Perry

Gerente de Programas Fundación San Carlos de Maipo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.