Cuidado con la redacción




SEÑOR DIRECTOR

Es importante recordar que cualquier derecho social, por muy consagrado que esté en un texto constitucional, perfectamente puede no cumplirse u omitirse, lo que generará una serie de recursos contra el Estado y éstos, a su vez, pueden acabar durmiendo el sueño de los justos. La historia de varios países es evidencia palmaria de aquellos incumplimientos.

Así como van las cosas en la construcción de la supuesta “casa de todos”, ¿seremos capaces de cumplir con la palabra escrita en el texto constitucional?, y de no poder, ¿cuánto se deslegitima nuestra institucionalidad democrática?

Daniel Burgos Bravo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.