Cuidar la imagen de Chile



SEÑOR DIRECTOR

La imagen de Chile ha pasado a ser un tema importante en la actualidad; lo es para el gobierno, la oposición, el mundo empresarial y la opinión pública en general.

En estos días ha habido dos decisiones gubernamentales que apuntan a direcciones diferentes en relación a la imagen: la no firma del Tratado de Escazú sobre medio ambiente y la reanudación de la participación de Chile en las operaciones de paz.

La no firma de Escazú, tratado que se inició con Chile y Costa Rica como precursores y jefe negociadores, con el Presidente de la República estimulando a su suscripción, para finalizar con una negativa a firmarlo, descansando en una argumentación discutible y, particularmente, sin efectos negativos en el desarrollo de las iniciativas medioambientales en nuestro país, no contribuye para nada a la buena imagen de Chile en el exterior, y ello por razones de forma y fondo, como se aprecia fácilmente.

De otra parte, la información del Canciller Andrés Allamand de que Chile se reintegraría a participar en las operaciones de paz internacionales es indudablemente una contribución a mejorar la imagen de Chile. La participación en las operaciones de paz habla de un país con disposición a la cooperación internacional y con prioridad para la paz en el planeta. Adicionalmente, un país que dispone de fuerzas armadas, sin peligros inminentes en sus fronteras, al contribuir a las operaciones también da un impulso a la profesionalización y veteranía de sus contingentes, legitimando así su existencia y destacando su responsabilidad ante la comunidad internacional, como ha sido una realidad en el pasado.

Estas dos decisiones colocan claramente al gobierno en la disyuntiva de progresar en sus tareas de mejorar nuestra imagen internacional, con decisiones como las operaciones de paz, o bien, despreocuparse del asunto y vivir sus consecuencias, como es el caso del Tratado de Escazú, sin olvidar la negativa de firmar el acuerdo de Marrakesh sobre migración y el cuestionamiento a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), todo lo cual acarrea miradas más negativas acerca del accionar internacional de Chile.

Mariano Fernández Amunátegui

Comenta

Imperdibles