Declaraciones de Aróstica



SEÑOR DIRECTOR

Supongamos que sobre una mesa se despliegan fotografías hasta llenar su superficie. Sobre ellas se colocan otras, superponiéndose unas a otras e impidiendo la correcta visualización de todas. Algo parecido sucedió con el ministro del TC, Iván Aróstica, en sus declaraciones a la prensa la mañana del día de la votación del requerimiento por el tercer retiro. Las atribuciones parlamentarias aparecieron llenando su escritorio, impidiéndole encontrar la fotografía que señala la función por excelencia del tribunal que integra: ejercer el control de constitucionalidad de las leyes.

El riesgo de esta superposición supone la peligrosa desprofesionalización de un órgano independiente, ajeno a las funciones del poder y destinado justamente a controlarlo. Mientras algunos han sido elegidos para hacer leyes que solucionen los problemas de la gente, el TC ha sido creado para velar por el respeto irrestricto a la ley de todas las leyes.

Magdalena Price Elton

Abogada

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.