Defensa de la libre competencia

tarjetas de crédito, pago



SEÑOR DIRECTOR

Ante la posición de Mastercard, que exige a Transbank que los proveedores de servicios de pago (PSP) paguen una mayor comisión por las transacciones transfronterizas que realizan, estimamos que tales cobros implican una restricción contraria a la libre competencia.

Las transacciones, a través de las cuales los PSP permiten adquirir productos o servicios extranjeros que se consumen en Chile, pagando localmente el impuesto al valor agregado (IVA), han sido obstaculizadas por las marcas de tarjetas. Mientras Visa pretende prohibir la subadquirencia transfronteriza, Mastercard busca introducir cobros y requerimientos tecnológicos a los PSP que prestan servicios transfronterizos, implementando el programa Payment Intermediary Foreign Exchange Operators (PIFO).

Considero que no corresponde que Mastercard pretenda introducir e instalar un programa interno, que ha sido rechazado en Europa y en otras jurisdicciones, como una categoría distinta de servicios. No existe fundamento económico que explique los mayores costos que PIFO pretende imponer a la industria chilena. Mastercard solo puede ejercer esta acción utilizando su posición dominante en el mercado, pretendiendo establecer de facto en la industria de los medios de pago una forma de relación económica que estimamos como una transgresión a las normas de libre competencia, por cuanto segmenta artificialmente el mercado en beneficio de la marca, disminuye la competencia, genera distorsiones, aumentando el costo a los consumidores.

La prohibición o restricción de la subadquirencia transfronteriza puede haber tenido un fundamento antes de la existencia del comercio electrónico, el que ha eliminado las fronteras y opera en todo el mundo, no solo en zonas arbitrariamente distribuidas por las marcas.

Por otra parte, Flow posee todos los estándares que exige la industria de medios de pago para, en conjunto con los otros actores (marcas, operadores, emisores, comercios y PSPs), resolver eventuales temas de fraude o ilícitos.

Es clave que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, en que se discute este tema, se pronuncie al respecto y termine con esta arbitrariedad de las marcas de tarjetas.

Luis Alcayaga

Gerente comercial y regional de Flow

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.