Defensa del patrimonio

Dunas de Concón. Foto: Dedvi Missene.



SEÑOR DIRECTOR

Hemos seguido con atención los casos del hotel Punta Piqueros y de las Dunas de Concón en que las empresas inmobiliarias se enfrentan a la comunidad. Nos preocupa lo que ocurre en estas zonas de gran diversidad biológica. Las Dunas son santuario de la naturaleza. Hoy más que nunca es clave el nombramiento de un lugar en Chile como santuario, porque representa la voluntad de los chilenos de proteger estos lugares para la nación y las futuras generaciones. La intención no es de una “protección parcial”.

Lamentamos ver que las comunidades se ven obligadas a comenzar una costosa defensa en contra de empresas que buscan llevar a cabo proyectos en estos lugares mientras los recursos económicos de las partes son desiguales. Y más triste es tener la casi seguridad de que, después de múltiples acciones legales y administrativas, la comunidad y la nación perderán esta lucha.

Cuando se consulta el porqué de estas situaciones tan perjudiciales para la nación, recibimos la respuesta “es el sistema”. La pregunta, entonces, es ¿quiénes hacen “el sistema”?

Chile se prepara para la COP26, en que seguramente nuestros representantes van a informar a la comunidad internacional de lo bien que estamos protegiendo nuestro patrimonio natural.

Hay decisiones lamentables.

Peter Kennedy

Presidente de Fundación Kennedy para la Conservación de los Humedales

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.