Dejemos de jugar con las pensiones




SEÑOR DIRECTOR

Cuando se ha escrito que los retiros desde los fondos de pensiones son una pésima política pública, cuando el gobierno ha entregado millones de dólares en apoyo a las familias, cuando estas ayudas -en conjunto con los tres primeros retiros- han financiado un boom de consumo con efectos macroeconómicos adversos (sobrecalentamiento) y ayudado a una recuperación no sostenible, resulta increíble que aún haya voces en favor de un cuarto retiro, que no solo hará caer las pensiones futuras, sino que, además, es regresivo (a los más pobres no les quedan fondos). Para un observador externo todo esto no puede significar más que una falta de sentido común y racionalidad de dimensiones apocalípticas.

Con tasas de reemplazo (pensión como porcentaje del último sueldo) de alrededor de 40%, no cabe duda de que las pensiones en Chile son bajas, pero esto es porque ahorramos muy poco para la vejez. La solución no es seguir desfondando el sistema; independiente de quién lo administre, lo que se necesita es más y no menos ahorro. Y mientras se permiten sucesivos retiros los legisladores no se abocan al problema de fondo: una reforma seria al sistema de pensiones con una mayor tasa de cotización (entre otros cambios), discusión que lleva años sin avanzar (¡la comisión Marcel es del 2006!).

El gobierno presentó una ley corta de pensiones que no resuelve el problema de fondo, pero por lo menos va en la dirección correcta, mejora las pensiones de los sectores más vulnerables, con cargo al Estado, y reduce las lagunas previsionales para las personas que quedan cesantes con cargo al Fondo de Cesantía Solidario. El cuarto retiro es una política en la dirección equivocada.

Es hora de terminar con el populismo y ponernos serios legislando con una mirada país, pues la calidad de las políticas importa para el desarrollo de largo plazo.

Leonardo Hernández T.

Profesor Esc. Administración UC y Clapes UC

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.