Desafíos para los arquitectos




SEÑOR DIRECTOR

El reciente Premio Pritzker, el reconocimiento más importante en el mundo de la arquitectura, fue otorgado este año al arquitecto africano Francis Kéré.

Nacido en Burkina Faso en 1965, Kéré, originalmente carpintero, desarrolló sus estudios de Arquitectura en Berlín, su actual sede. Comprometido con sus orígenes, viaja desde allí constantemente para ayudar a transformar y mejorar las condiciones de vida de la comunidad donde nació y vivió su juventud.

Fiel a sus raíces, y desde este mestizaje, Kéré ha sabido reinterpretar, en códigos contemporáneos, técnicas constructivas y lenguajes profundamente enraizados en su territorio original haciendo a la comunidad protagonista de la obra. Los recursos limitados, y el pragmatismo que supone lidiar con ello, no ha sido obstáculo para dotar de calidad y belleza a una arquitectura sensible que se erige como emblema social, cultural, y medioambiental.

Hoy, en Chile, los arquitectos tenemos enormes desafíos sociales que atender partiendo por la urgente erradicación de campamentos y la construcción de viviendas para los más postergados. Viviendas de calidad, en barrios bellos, seguros, dotados de la infraestructura necesaria y donde la arquitectura, además de sus rasgos identitarios, dé cuenta de los distintos climas a lo largo del país. Es hora que pasemos de lo cuantitativo a lo cualitativo. En ello, la obra de Francis Kéré nos puede resultar aleccionadora.

Cristián Undurraga

Director de Asociación de Oficinas de Arquitectos

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.