La crisis social del agua



SEÑOR DIRECTOR

Aprovecho el Día Mundial del Agua conmemorado ayer para hacer un par de preguntas: ¿se imagina tener que esperar una vez a la semana para que un camión provea de agua?, ¿o caminar kilómetros para conseguir pequeñas cantidades? Pues bien, así viven hace años cientos de chilenos.

El 2021 cerró con cifras alarmantes: más de 50% de déficit en precipitaciones, disminución de los caudales en los principales ríos del país, reducción de agua en embalses y 184 municipios declarados con “falta extrema de agua”. Una situación escalofriante, por decir lo menos. Ya no son las zonas “aisladas” del norte o sur del país las únicas afectadas.

La eliminación de pastos u horarios de riego han sido algunas de las medidas propuestas. Si bien estas alternativas ayudan, urgen iniciativas que se preocupen única y exclusivamente de este tema.

Hace un tiempo que venimos trabajando en temas de agua potable rural para consumo humano y riego, y entendemos que no existe Estado que tenga la capacidad de cubrir la demanda. El apoyo desde la sociedad civil es fundamental y así deberían considerarlo las nuevas autoridades. Esto ya no es una crisis hídrica, esto es un problema social.

Nicolás Canales

Director Social

Desafío Levantemos Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.