Fortalecer la democracia ambiental



SEÑOR DIRECTOR

El Canciller Allamand le cerró la puerta al acuerdo de Escazú, señalando que es inconveniente para Chile. No obstante, mientras él habla de inconveniencia, ochenta parlamentaria/os de América Latina firman una carta -coordinada por Nuestra América Verde- destacando la importancia de adherir a este acuerdo regional que pretende fortalecer la democracia ambiental.

En este contexto, me gustaría saber quiénes están incómodos: ¿son el gobierno o las industrias extractivas que impactan en los territorios las incómodas? No queda claro señor director.

Por esta razón, es necesario preguntarle al ministro ¿por qué la transparencia y el acceso a la información serían un problema?, ¿cuál es el temor a que existan instrumentos de participación de la sociedad civil en asuntos ambientales?, y ¿para quién podría ser un obstáculo proteger a quienes defienden nuestro medioambiente? Aunque nuestra institucionalidad ambiental cuenta con herramientas que contienen de alguna forma estas bondades, hay que seguir fortaleciéndolas, ya que estamos dentro de una crisis ambiental, siendo Latinoamérica una región vulnerable a sus efectos.

Por último, me gustaría decirle que el gran inconveniente es que el ministro demuestra una falta de compromiso con la transparencia y controles democráticos.

Camila Carrasco

Presidenta Fundación La Alameda

Comenta

Imperdibles