Impacto en la economía

saqueos


SEÑOR DIRECTOR

La crisis violentista iniciada el 18 de octubre pasado ha generado un impacto profundo en nuestra economía, entre otros ámbitos, que se inicia con la cuantificación de la infraestructura destruida por la violencia, tales como las que afectaron al Metro y decenas de locales comerciales. La sola reconstrucción de lo destruido implica un gasto de varios miles de millones de dólares, siendo probable que parte de lo destruido no se reconstruya, dado el incremento vertiginoso que están teniendo los seguros contra vandalismo.

El segundo aspecto corresponde a la producción perdida debido al cambio de trayectoria de crecimiento de nuestro país, y es así que para el 2019, el PIB perdido se estima en US$ 4.500 millones, mientras que para el 2020, la pérdida asciende a US$ 9.100 millones. Esto supera lo que se esperaba recaudar en la reforma tributaria del 2014. Estas pérdidas contienen las miles de horas que no serán trabajadas ni pagadas dado el cierre de cientos de empresas y el despido de cerca de 160 mil personas de actividades que van desde el turismo hasta la construcción.

El gobierno ha desplegado diversos instrumentos para tratar de contener parte de los efectos de este desastre, pero evidentemente no existe posibilidad alguna de neutralizar el daño provocado por la violencia.

He visto que algunos celebran que el Imacec de noviembre no fue tan bajo como se proyectaba. No sé qué celebran, cuando miles de personas perdieron su empleo y otras tantas sufrirán lo mismo en los próximos meses. No sé qué celebran.

Tomás Flores

Economista

Libertad y Desarrollo

Comenta

Imperdibles