Impuesto a los súper ricos



SEÑOR DIRECTOR

El martes, en La Tercera, el economista Fernando Carmona del PC e integrante del equipo técnico del proyecto a los súper ricos aparece citado a propósito de un artículo sobre este impuesto. Afirma que este nuevo gravamen es “de fácil fiscalización, autoreportado como el resto de los impuestos patrimoniales, que se cobra sobre base financiera y no tributaria, al igual que el impuesto a la herencia”. Espero sinceramente que haya sido un error de cita.

Si no fue así, no puedo no dar mi opinión técnica. Los estudios unánimemente indican que en todos los países del mundo donde existe o existió este impuesto la fiscalización ha sido ardua e incluso el Fisco ha gastado más en su implementación que lo que efectivamente ha recaudado. No es efectivo que se fije sobre base financiera como el resto de los impuestos al patrimonio. El economista Carmona olvida que las contribuciones de bienes raíces se cobran por su avalúo fiscal, generalmente notoriamente más bajo que el valor comercial del inmueble. Por su parte, el impuesto de herencias y donaciones tiene normas especiales de valorización que casi en su mayoría no toman el valor comercial sino el fiscal, generalmente mucho más bajo.

Me parece que la discusión sobre este tema en particular y sobre todos los ámbitos del quehacer debe desarrollarse con verdad y rigurosidad técnica, para que cada persona pueda hacerse su propia opinión con antecedentes fidedignos y veraces. Los técnicos debemos entregar información verdadera, para que las opiniones se formen desde conceptos sólidos. Tenemos el deber de enriquecer la discusión no denigrarla.

María Magdalena Brzovic

Comenta

Imperdibles