Indispensable corrección al sistema de multifondos

AFP pensiones

La propuesta del Ministerio de Hacienda, que apunta a establecer ciertas limitaciones a los traspasos entre fondos, quita incentivos a la dañina práctica de cambios masivos y especulativos.



Esta semana, el Ministerio de Hacienda presentó un proyecto de ley para regular los traspasos entre tipos de fondos de pensiones, tema que se ha arrastrado por largo tiempo.

Se ha documentado que afiliados al sistema previsional que siguen recomendaciones de cambio de fondo, atendiendo a las indicaciones de entidades que se especializan en generar tales orientaciones, han perdido rentabilidad en sus inversiones previsionales como consecuencia de recomendaciones erróneas. También se ha podido establecer que la masividad y frecuencia de cambios entre fondos hace que las AFP mantengan carteras más líquidas que lo recomendable desde una perspectiva de rentabilidad de largo plazo de las inversiones que gestionan, reduciendo el nivel de las pensiones que el sistema puede generar.

Desde su perspectiva, el Banco Central ha hecho notar que el seguimiento masivo y simultáneo de recomendaciones de cambio de fondo en el sistema previsional lleva a variaciones en el precio de activos financieros, que son indeseables desde el punto de vista del desempeño macroeconómico. Aún desde otra perspectiva, se ha señalado que quien logra movilizar volúmenes de fondos suficientemente elevados como para afectar precios en el mercado financiero, tiene la posibilidad de explotar su capacidad de anticipar los cambios de precios que puede inducir, lo que obliga a una supervisión estricta para evitar que esta información privilegiada pueda ser explotada, en detrimento de afiliados y otros actores del mercado financiero. A pesar de que estos daños han sido estudiados en profundidad y los remedios han sido identificados, el fuerte lobby opuesto a las nuevas regulaciones necesarias ha logrado hasta ahora impedir su puesta en marcha.

La propuesta de Hacienda es restringir los traspasos entre fondos que puede efectuar un afiliado hasta dos por año calendario, salvo que se trate de traspasos desde un fondo a aquel con el nivel próximo de riesgo, todo ello según procedimientos y plazos que definiría la Superintendencia de Pensiones. Esto parece adecuado para resolver los problemas detectados. Ciertamente, dos cambios por año pondrían al sistema chileno en pie de igualdad con lo que en la materia establecen otros sistemas previsionales en el mundo. En cuanto a la forma de regular los traspasos adicionales a los dos por año, autorizándolos solo si su destino es un fondo en el nivel de riesgo más cercano, la propuesta parece razonable. De esta forma se está equilibrando el principio de que los afiliados puedan hacer ajustes en sus fondos conforme su propia percepción de riesgo -algo que está en la esencia de la lógica de los multifondos-, pero reduciendo las posibles externalidades.

Con razón se ha señalado que la propuesta de Hacienda parece una corrección indispensable a la ley que creó los multifondos en 2002, que no anticipó que los recursos previsionales pudieran ser objeto de manipulación, con efectos negativos sobre las pensiones y la economía. En una actitud desaprensiva, sin embargo, algunos parlamentarios restan mérito a la propuesta aduciendo que no resuelve todos los problemas del sistema previsional -lo que no quita su valor si resuelve algunos muy importantes- o que restringe indebidamente la libertad individual para movilizar el ahorro previsional, en circunstancias que sí parece importante para preservar el sistema de multifondos, cuyo propósito esencial es ampliar la libertad de los afiliados respecto de un sistema con un fondo único. Resta ver si un proyecto tan necesario como éste logrará prosperar a pesar del fuerte lobby que se anticipa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.