La pandemia y brechas educativas



SEÑOR DIRECTOR

Si bien la pandemia provocó la suspensión de clases presenciales en todo el país, el mayor impacto lo han sufrido los niños, niñas y adolescentes que pertenecen a las familias de menores ingresos. Muchas de ellas han vivido meses de inestabilidad laboral o han visto mermados sus ingresos. A eso se suma el acceso restringido a Internet y a computadores, y una mayor dificultad para hacer un adecuado acompañamiento pedagógico. Todos estos factores aumentan el riesgo de que estos estudiantes sufran mayores rezagos en sus aprendizajes, con alto impacto en su trayectoria educativa, e incluso el peligro de que no regresen a la escuela una vez terminada la emergencia sanitaria.

El proceso de reapertura gradual de las escuelas puede ser una oportunidad para poner en marcha y evaluar los protocolos diseñados, tanto académicos como sanitarios, y hacer las mejoras para estar preparados para marzo 2021. Es necesario que cada escuela realice un diagnóstico de los aprendizajes alcanzados, para identificar los principales obstáculos y después apoyar de manera puntual a quienes han quedado más atrás.

Una educación con enfoque de equidad, que garantice el derecho a la educación, implica necesariamente que el Estado debe hacer un esfuerzo especial por entregar más apoyo a aquellos estudiantes que están en mayor desventaja, para asegurar que puedan alcanzar los aprendizajes esperados y se mantengan dentro del sistema educativo. Cerrar las brechas de aprendizaje debe ser una prioridad para 2021, la que debiera verse reflejada en el presupuesto de Educación.

Paolo Mefalopulos

Representante de UNICEF para Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.