Liviandades

Gabriel Boric, presidente de la República, junto a la canciller Antonia Urrejola.

Gabriel Boric, presidente de la República, junto a la canciller Antonia Urrejola.



SEÑOR DIRECTOR:

Del espectáculo visto ayer por la noticia de la filtración deliberada de audios por parte de personal de la Cancillería, llama la atención algunas “liviandades” percibidas durante el triste show. Liviandades que podrían ser asociadas a diversos factores explicativos, pero que constituyen parte integral de un diagnóstico presente en la actual clase política gobernante y legislativa.

La primera liviandad es por parte de la misma Canciller, quién, bajando la presión y buscando contener los daños, señaló no saber que estaba siendo grabada y que las relaciones bilaterales con Argentina “están muy buenas”, restando importancia a la situación. Lo cierto es que una liviandad en las consecuencias es evidente, ya que esto afecta a su liderazgo -sus dichos y formas de expresión dejan mucho que desear- dejando en evidencia su incapacidad para disponer medidas de seguridad como ausencia de celulares en reuniones importantes y la gravedad de informaciones divulgada respecto a cómo la política interior (partidista) es capaz tomarse espacios de la política exterior como política de Estado, lo cual es increíble y es de una gravedad y afectación enorme. El Presidente de la República no se hace responsable de los hechos, siendo él (Art. 32 de la Constitución), como máxima autoridad del Estado, el conductor de la política exterior de la República de Chile, prefiriendo guardar silencio y tratar los daños con liviandad. Finalmente, el diputado Winter trató de explicar estos hechos como “espionaje”, apuntando a la propia coalición de gobierno. Después, el honorable diputado se desdijo. Otro acto más de liviandad.

Es la realidad en nuestra clase política, donde ya no hay consecuencias, no hay responsabilidades, no hay daños, no hay palabra que perdure y no hay credibilidad. Lo que sí hay de sobra es liviandad.

Alejandro Ramos

MBA, Magister en Relaciones Internacionales

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.