Medidas para bajar precio de medicamentos

medicamentos

FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO



La operatoria de la industria farmacéutica, altamente regulada por razones técnicas, con fuertes limitaciones a la importación de medicamentos, y donde la venta de medicamentos al público está concentrada en torno al 90% en tres cadenas de farmacias, está resultando en precios muy excesivos, haciendo difícil la vida de quienes requieren un consumo permanente de medicamentos.

La situación existente refleja múltiples problemas en la industria. Los hay de información, donde quienes compran medicamentos tienen dificultad para conocer y comparar las alternativas para adquirir un mismo principio activo, donde quienes prescriben los medicamentos no internalizan enteramente el diferente impacto económico que las recetas alternativas representan para los consumidores, y donde los incentivos económicos de las farmacias llevan a que se estimule la venta de alternativas caras. Hay problemas que derivan de una rigidez en los controles técnicos que, por ejemplo, lleva a someter a análisis de bioequivalencia a productos importados ya acreditados por agencias extranjeras de alto nivel, limitando gravemente la competencia. Hay problemas por la forma en que se ha estructurado la distribución de medicamentos, con alta concentración, y con integración vertical de farmacias y laboratorios que incide en el encarecimiento de los medicamentos que afecta a la población.

Es evidente el daño para los consumidores, cuando, por ejemplo, el director de Sernac pudo ilustrar la situación ante la comisión de Salud del Senado indicando que, para el principio activo Atorvastatina, existían dos medicamentos bioequivalentes, producidos por el mismo laboratorio, con idéntica formula, de 30 comprimidos recubiertos y cuya única diferencia era el color del envase; sin embargo, uno valía $ 1.190 y el otro $ 11.285, una diferencia de un 843%. También, los precios excesivos están desprestigiando el mercado y la competencia entre privados como instituciones necesarias para el crecimiento, si ello, que supuestamente funciona en la industria farmacéutica, puede generar tal encarecimiento que estimula a las municipalidades a crear sus propios mecanismos de distribución de medicamentos.

La irregularidad de la situación permite entender el tono particularmente severo con que el Presidente de la República anunció un conjunto de medidas para abordarla, y que incluyen, entre otras, generar más información y nuevas prácticas en la receta de medicamentos, reducir los efectos de información incompleta, aumentar el número de principios activos con bioequivalencia demostrada, así como estimular la competencia y facilitar la importación directa de medicamentos por parte de las personas, un paso que resulta sustancial.

El plan es bienvenido, y para asegurar su efectividad es importante que el gobierno movilice a su coalición para reponer en la "Ley de Fármacos II" en trámite -citada también por el Presidente como parte de su batería de medidas- las restricciones a la integración vertical de farmacias y laboratorios, que fuera rechazada por los senadores de Chile Vamos en la comisión de Salud del Senado.

Comenta

Imperdibles