Políticas públicas



SEÑOR DIRECTOR

Definitivamente no me está gustando el debate político. Hoy, para enfrentar la urgencia de la crisis y efectos de la pandemia, la gran discusión en el Parlamento se encuentra fundamentalmente en dos líneas posibles. Por un lado, son las medidas anunciadas por el gobierno tendientes a entregar ayudas a las personas y empresas, y por el otro, el tercer retiro del fondo de pensiones.

Para las primeras medidas, hay quienes las califican de “relevantes y suficientes”, y otros, a los mismos anuncios, de “engorrosos y extremadamente focalizados” y, sin duda, insuficientes. También están quienes creen que el tercer retiro es la manera más eficiente de permitirle a la ciudadanía enfrentar los efectos de la crisis sanitaria, como son la pérdida de empleos, falta o merma en los ingresos y cuarentenas decretadas.

Por último, están quienes impulsan la Renta Básica Universal como el mejor mecanismo para enfrentar esta situación de excepción que ya se extiende por largos meses.

Con todo, pasa el tiempo y son los trabajadores quienes siguen asumiendo los costos de esta crisis, ya sea por pérdida de sus empleos, disminución de sus ingresos, uso de sus fondos previsionales y del seguro de cesantía.

Pareciera ser que es poco o nada lo que hemos aprendido de las medidas y políticas públicas adoptadas durante el año 2020. Toda política pública persigue soluciones específicas para manejar los asuntos públicos donde la legitimidad de las mismas, la valoración que de ellas hacen sus beneficiarios, así como el liderazgo en su implementación es relevante. No dependerá de las argumentaciones que unos u otros tengan de los proyectos de ley presentados y propuestas realizadas; será la percepción que la mayoría de la ciudadanía le dé a la debida protección que el Estado le debe brindar, lo que permitirá a los distintos actores políticos tener la certeza que optaron por el mejor instrumento.

Las autoridades deben responder de manera urgente a lo que la ciudadanía está necesitando, sin dilaciones. Hoy no corresponde hacer “gallitos políticos” frente a la urgencia. Hoy es tiempo que la voluntad y decisión política esté vinculada con los anhelos de una ciudadanía desesperanzada. Lo que está en juego es el bien común, la paz social y la legitimidad de la democracia.

Alejandra Krauss

Presidenta Chile 21

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.