El problema no es la PSU

Secundarios se toman el Liceo República de Siria en Ñuñoa, sede de la PSU.

El 6 y 7 de enero, las protestas de escolares contra la PSU inhabilitaron decenas de locales.



SEÑOR DIRECTOR

No cabe duda que el Sistema de Admisión a la Educación Superior requiere de cambios y que la PSU es perfectible. Sin embargo, lo más sensato es dejarle ese trabajo a la comisión técnica del Cruch que lleva tiempo en eso, ya que son las personas que tienen las competencias y experiencia en esta materia.

Probablemente cualquier fórmula que elijan, va a seguir evidenciando la desigualdad que existe en la educación en nuestro país, ya que es necesario resolver los problemas de fondo.

Una muestra de lo gravemente enfermo que está nuestro sistema educativo es el boicot a la PSU que recientemente presenciamos, en donde un grupo de jóvenes pasaron literalmente por sobre los derechos de sus compañeros y eligieron el camino de la imposición autoritaria y violenta de sus demandas. Este hecho demuestra una "falta de educación" básica para la convivencia social, la educación en la libertad personal y la responsabilidad en el ejercicio de esa libertad. Sin esta educación, no hay respeto ni diálogo posible y confirma que el problema no es la PSU.

Consuelo Cerón

Decana

Facultad de Enfermería y Obstetricia U. de los Andes

Comenta

Imperdibles